Con toda la tensión política diseminada en las plataformas de los medios  es difícil no tener una opinión sobre qué es una prioridad y qué cambios deben realizarse. Trato constantemente de entender la política, y solo tengo 19 años, lo que me hace parte de un grupo demográfico decepcionante cuando se trata de votar.

La gente piensa que a los jóvenes no les importa, o son completamente ajenos a su entorno. Es natural asumir esto cuando solo el 16 por ciento de los californianos entre las edades de 18 a 24 años votaron en la elección primaria del 5 de junio, según un artículo de Los Angeles Times.

Sin embargo, los jóvenes son conscientes de lo que está pasando y a ellos les importa. En un estudio reciente realizado por Evitarus, una firma de consultoría de investigación de opinión pública y políticas públicas, el 68 por ciento de los 2,043 jóvenes californianos de la muestra acordaron ver el voto como un método eficaz para impactar positivamente en la sociedad.

Si los jóvenes entienden el poder de su voto, entonces, ¿qué es el retraso? Parece que los jóvenes necesitan más empuje para llegar a las urnas. La buena noticia es que el impulso no necesita ser tan enérgico.

Según el estudio, algo tan pequeño como una campaña política podría afectar si una persona joven vota o no. Simplemente se encuentra una desconexión cuando se trata de política y la comprensión personal de los jóvenes de su impacto en su vida cotidiana.

Central Valley Freedom Summer (CVFS), una organización que investiga la educación sobre la votación y los esfuerzos de organización de base en el Valle Central, tuvo como objetivo abordar esta desconexión en su conferencia de tres días este verano en la Universidad de California, Merced. La conferencia fue organizada por profesores de la UC y estudiantes del Valle Central.

Los jóvenes de todo el Valle Central vinieron a participar en los talleres que trataron temas como la justicia ambiental, la cultura Punjabi y el conducto de la educación a la prisión. La conferencia inspiró a muchos de los estudiantes, motivando a algunos de ellos a continuar trabajando con CVFS durante todo el verano.

Syvannah Sandoval, estudiante de tercer año en la preparatoria César Chávez en Delano, fue una de las estudiantes que trabajó con CVFS durante todo el verano. Aprendió cómo educar a los jóvenes sobre el compromiso cívico, particularmente a través de la preinscripción.

“Los jóvenes crecen, sentimos que somos impotentes y no tenemos voz”, dijo Sandoval. “Votar es una forma en que podemos utilizar para ser escuchados, y por eso es importante registrarse previamente”.

Gracias a sus esfuerzos, más de 1,000 estudiantes se registraron y se registraron previamente para votar. Los estudiantes también crearon historia en Delano cuando se aprobó una resolución que permitía a los ex alumnos y organizaciones sin fines de lucro o individuos ingresar a las escuelas secundarias de Delano para registrar previamente a los estudiantes y educarlos.

Los estudiantes asistieron a las reuniones de la junta escolar y convencieron a los miembros de la junta para que aprobaran la resolución.

La resolución permitió a los pasantes de CVFS trabajar con los estudiantes de secundaria mientras formaban un grupo llamado “Loud for Tomorrow”. Ahora hay un capítulo de “Loud for Tomorrow” en las tres escuelas secundarias de Delano.

Admito que me he sentido frustrado por cómo las cosas han sido políticamente, pero participar en Central Valley Freedom Summer y ser testigo del nivel de corazón y determinación vertidos en la idea de hacer del mundo un lugar mejor ha reavivado mi esperanza. Esta próxima generación está luchando duro por el cambio que queremos ver.

Todos necesitamos luchar, y todos debemos votar.

Adela Aguirre es una antigua reportera de South Kern Sol de Delano y actualmente asiste a UCLA.

      Leave a comment

      Your email address will not be published. Required fields are marked *