La madre de dos de las pequeñas que fueron halladas en EE.UU habló desde México y explicó por qué dejó ir a sus hijas en compañía de otros adultos.

“Necesito que me ayuden porque quiero estar con mis hijas, yo nunca hubiera querido dejarlas ahí. Me dolió en el alma y Dios lo sabe”dijo Sandra Padilla, madre de Nasley y Cristal, de 7 y 4 años de edad.

Las niñas se encuentran en custodia de las autoridades estadounidenses, que las pusieron a salvo tras encontrarlas en condiciones críticas y peligrosas para su salud.

“Nunca quise dejarlas ahí, Dios sabe que siempre le pedí a él que me las cuidara”, dijo.

“Con el dolor de mi alma las dejé ahí”.

De acuerdo a la versión de la centroamericana, las niñas viajaban con su esposo, su cuñado y la madre de otras de las niñas de nombre Daisy. De ellos nada se sabe.

Sandra Padilla ahora pide al gobierno estadounidense ayuda para reunirse con sus hijas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *