La división de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) reportó los primeros resultados de un nuevo programa que persigue la explotación laboral de extranjeros, con el que se logró el arresto y acusación de 24 personas, por supuestamente someter a trabajadores mexicanos y centroamericanos a condiciones “brutales”.

El operativo “Blooming Onion” permitió el arresto y la formulación de 54 cargos contra 24 personas que trajeron a Estados Unidos “docenas de víctimas de esclavitud moderna” para ser explotadas en condiciones inhumanas en los campos de Georgia, Florida y Texas, dijo en un comunicado el ICE.

Los acusados supuestamente usaron de forma fraudulenta el programa H2A para trabajadores agrícolas temporales al traer a personas de México, Honduras y Guatemala, a las que exigieron pagar tarifas ilegales por transporte, alimentación y vivienda mientras les retenían ilegalmente sus documentos de viaje e identificación.

Además, obligaron a los trabajadores a “realizar trabajos físicamente exigentes por poco o ningún salario, alojándolos en condiciones de hacinamiento, insalubres y degradantes, amenazándolos con la deportación y el uso de violencia”, detalla la acusación.

La explotación de los trabajadores incluía que estos tuvieran que extraer cebollas con sus manos sin ninguna protección. También fueron retenidos en habitaciones atestadas y campos de trabajo cercados con poca o ninguna comida, instalaciones de cañería limitadas y sin agua segura para beber.