En los últimos días uno de los personajes que más ha llamado la atención es el del “Dr. Simi”, y aunque todos saben que este tiene relación con una empresa farmacéutica, lo que pocos conocen de su historia es que la figura se inspiró en un querido actor del Cine de Oro

En los últimos días, los muñecos del famoso “doctor” se han popularizado por ser utilizados para lanzar al escenario en los conciertos, no sólo en México, pues esto ha sucedido en otros países. Según algunos usuarios de redes sociales, todo comenzó en 2021, en el festival musical “Corona Capital.

Debido a la popularidad que el personaje ha logrado en las redes sociales, son muchos los que quieren saber sobre su historia, y lo que descubrieron fue que su elaboración se inspiró en Joaquín Pardavé, uno de los actores más reconocidos de la llamada Época Dorada de la industria fílmica de nuestro país. 

Joaquín Pardavé Arce, nombre completo del famoso actor, nació en Pénjamo, Guanajuato, el 30 de septiembre de 1900, y aunque es reconocido por sus papeles en la pantalla grande, también fue director, cantautor, compositor y guionista. 

De acuerdo con el capítulo 1 de la serie “Mi vida es alegría”, titulado “Dr. Simi. Nacimiento y primeros pasos”, surgió de la idea del empresario farmacéutico y político Víctor González Torres, quien deseaba tener un personaje para su marca, por lo que fue contratado un caricaturista. 

Óscar de la Sierra Arámburo, vicepresidente de Grupo por un País Mejor, explica en la serie que el “Dr. Simi” fue creado por Daniel Burgos, quien hizo un trazo a lápiz y no mayor a cinco centímetros, el cual convenció a González Torres, fundador de Farmacias Similares, quien deseaba que el personaje reflejara sabiduría y fuera pícaro al mismo tiempo. 

Con esas características en la mente, el famoso personaje de la farmacéutica fue inspirado en los papeles que Pardavé interpretó en muchos de sus películas, versátiles y llenos de simpatía, como “Don Susanito Peñafiel y Somellera”.

El querido actor falleció el 20 de julio de 1955 y a los pocos días de su muerte comenzó a circular una de las grandes leyendas del Cine de Oro, que refiere que Pardavé habría sido enterrado vivo, y hoy, después de 65 años, nadie se hubiera imaginado que su nombre volvería a tomar relevancia por un personaje que se convirtió en botarga y después en muñecos.