La protección de inmigrantes indocumentados no solamente sería benéfica para ellos, pues la reforma migratoria tendría un efecto positivo en los EE.UU a nivel económico y laboral.

“Una reforma migratoria con sentido común es una prioridad crítica para asegurar el futuro económico de nuestra nación y cuenta con un fuerte apoyo bipartidista”, destacan Janet Murguía, presidente de la organización UnidosUS y Bob Worsley, fundador de SkyMall y exsenador estatal en Arizona en un artículo The Hill.

Critican que la Casa Blanca y los líderes del Congreso hayan asegurado “una y otra vez” la prioridad de proteger a indocumentados, pero no han alcanzado una solución bipartidista. También consideran que la agenda Build Back Better (Reconstruir Mejor) era una buena opción para aprobar la reforma.

“Cuando decimos que todos se beneficiarían, nos referimos a todos”, insistieron. “Un análisis mostró que incluir caminos hacia la ciudadanía en el proyecto de ley de reconciliación agregaría $121,000 millones a la economía por año, incluidos $31,000 millones adicionales anuales en impuestos federales, estatales y locales”, destacaron.

Apuntaron que una encuesta bipartidista de votantes en 11 estados en estados clave para las elecciones de este año, 70 distritos electorales competitivos mostraron un apoyo de 3 a 1 para incluir camino a la ciudadanía.

El Congreso tiene estancados los planes de una reforma migratoria, debido al fracaso de las negociaciones de la agenda Build Back Better entre demócratas, además sin apoyo de republicanos. Hijos de inmigrantes presionaron al presidente Biden y a congresistas demócratas para cumplir con su promesa de campaña de una protección para indocumentados.