El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) anunció un cambio en su política para los amparados por el Estatus de Protección Temporal (TPS) que salen de Estados Unidos con un permiso de viaje y regresan al país, al facilitar su admisión legal, lo que abre el camino a miles a la residencia permanente.

En un nuevo memorando, USCIS cambió la política establecida por el Gobierno del ahora expresidente Donald Trump en agosto de 2020, que no permitía a los beneficiarios del TPS que salían del país con un permiso de viaje (conocido como advance parole en inglés) obtener a su regreso la admisión legal al país.

Según la política de Trump, los beneficiarios del TPS “retenían a su regreso el mismo estatus de inmigración que tenían al momento de su salida”.

El abogado de inmigración y asesor legal de la Asociación de Salvadoreños en Los Ángeles (ASOSAL), Fernando Romo, explicó  que esa medida no permitía que amparados por el TPS elegibles por ser cónyuges, padres o hijos de ciudadanos estadounidenses accedieran a la residencia permanente.

El Gobierno de Trump argumentó en ese entonces que el TPS “por su propia naturaleza es temporal”, por lo que el programa no debía proporcionar una vía hacia el estatus de residente permanente legal o a la ciudadanía.

“Las interpretaciones erróneas y la aplicación inconsistente de esta ley permitieron esas vías anteriormente para los extranjeros beneficiarios de TPS. Esta fue una distorsión equivocada de la intención que tenía el Congreso cuando creó este programa temporal”, dijo el entonces subdirector de Políticas de USCIS, Joseph Edlow.

La nueva política de USCIS bajo el Gobierno de Joe Biden cambia esta interpretación. “Con el memorando, USCIS está permitiendo que los beneficiarios de TPS que salgan con un permiso y regresen al país sean admitidos legalmente, lo que les permitirá a muchos proseguir con su ajuste de estatus si son elegibles”.