Bad Bunny se ha convertido en un cantante que en poco tiempo sus fans se multiplicaron de manera inexplicable y aunque otro importante sector social declaró que no lo tolera, parece que son más quienes lo apoyan.

A pesar de ser algo popular, no escapó a los ojos de los especialistas como el Dr. Nathian Shae Rodríguez, director de Periodismo y Estudios de Medios, quien decidió convertir al puertorriqueño en un verdadero objeto de estudio e incluirlo en su curso para el siguiente año en la Universidad Estatal de San Diego.

De acuerdo con el académico, durante una entrevista para CBS News, el análisis se hará sobre el impacto en la cultura latina, además de haber transformado el género urbano como ninguno otro lo había hecho.

Sea cual sea la investigación y el resultado de las hipótesis una cosa es cierta, el cantante se convirtió en un verdadero flautista de Hamelín en el mundo.

Con su más reciente material “Un verano sin ti”, Bad Bunny se convirtió en el músico urbano más nominado para los Latin Grammy en su 23a edición gracias a su popular álbum, consiguiendo menciones en las categorías de grabación y álbum del año en las nominaciones anunciadas el martes por la Academia Latina de la Grabación.

Benito Antonio Martínez Ocasio, nombre real del cantante, también sumó menciones en las categorías de mejor canción urbana y mejor fusión/interpretación urbana por su omnipresente himno de clubs nocturnos “Tití me preguntó”, además de mejor interpretación de reguetón y mejor canción urbana por “Lo siento BB:/”, su conmovedora colaboración con Tainy y Julieta Venegas.