Una vez retirado de la NFL de forma definitiva, el histórico ‘quarterback’ Tom Brady no quiere perder más tiempo con su familia y planea dedicarse de forma inmediata a sus hijos, puesto que su indecisión del año pasado en la que también se retiró y luego volvió al fútbol americano, provocaron su divorcio con Gisele Bündchen.

Y es que tras aprender la lección de su inesperada separación, el exjugador de los New England Patriots y los Tampa Bay Buccaneers ha revelado que quiere hacer aquello que tanto planeaba con su ex esposa, pasar más tiempo con sus hijos, así lo ha dejado saber en una entrevista a la revista People.

Final del formulario

Aunque el fútbol americano siempre será su gran pasión, el deportista de 45 años entiende que ahora le toca a él quedarse en las gradas y ceder todo el protagonismo a sus retoños, tras más de dos décadas de éxitos profesionales. “No hay nada que ame más en el mundo que el fútbol, pero tengo hijos pequeños. Creo que ya han visto demasiados partidos de su padre. Ha llegado el momento de que sea yo el que les vea”, ha constatado en su entrevista.