Organización nacional de discapacitados insiste en el paro de muertes por oficiales siguiendo la muerte de Francisco Serna

BAKERSFIELD, CA – En un estudio hecho por la Fundación de la Familia Ruderman revela que la mitad de todos los asesinatos relacionados con la policía de alto perfil que son recientes, son personas con discapacidades, una tendencia inquietante que continúa creciendo a un ritmo alarmante.

La Fundación de la Familia Ruderman, líder nacional en la inclusión de la discapacidad, reitera su llamado a una mejor policía cuanto interactúa con personas discapacitadas, después de que Francisco Serna, un hombre en su tercera edad con demencia, fue fatalmente asesinado por un agente de la policía del Municipio de Bakersfield el pasado lunes, 12 de diciembre.

“El asesinato de Francisco Serna es otro incidente trágico en el cual la policía le dispara a una persona con discapacidades, algo que está ocurriendo casi cada semana en todo los Estados Unidos”, dijo Jay Ruderman, Presidente de la Fundación de la Familia Ruderman. “Estas tragedias son innecesarias y prevenibles”.

El martes por la tarde, el vocero del Departamento de Policía de Bakersfield confirmó que Serna no estaba armado y que nunca se le encontró en posesión de una. Serna fue asesinado por un agente de este departamento que respondía a un reporte de que había un hombre armado y mostrando su arma a dos mujeres que estaban presentes. Serna era padre de cinco, abuelo de 16 y bisabuelo de cinco. Su hija dijo que lo diagnosticaron con demencia en julio y que su salud mental había empeorado. Ella clasificó su muerte como “injustificable”.

Mientras tanto el martes, 13 de diciembre, el nuevo jefe de policía, Lyle Martin, llevó a cabo una conferencia de prensa en la sede del corporativo municipal, para dictar los hechos que acontecieron a la muerte de Serna. Primeramente, el Jefe Martin dijo que la investigación sobre las circunstancias de este evento sigue bajo investigación y que solamente podía discutir los detalles que se han hecho al público.

Martin dijo que todo empezó el domingo, 11 de diciembre, cuando Serna fue a la casa de un vecino y trató de sacarlo de su casa, manteniendo una de sus manos en su bolsillo y tratando de iniciar una pelea con él, pero no pudo hacerlo así que se retiró a su casa después de este incidente. El vecino no reportó este evento a la policía.

Se dijo que el día siguiente, el 12 de diciembre, a las 12:35 am, otro residente de la cuadra 7900 de la Avenida Silver Birch era el pasajero en el vehículo de su amiga. Cuando ella llegó a casa, se estacionaron enfrente de su casa. Cuando ella salió del carro y se dio la vuelta, notó que la víctima estaba detrás de ella con su mano derecha escondida en la bolsa de su chaqueta. Ella dijo que Serna empezó a interrogarle sobre cuánto tiempo tenía viviendo en el vecindario y demandaba que abriera la puerta del carro para que pudiera ver en su interior. La vecina agregó que vio un objeto que tenía un mango de color obscuro y pensaba que era una pistola, ella dijo que su amiga abrió la puerta del carro y Serna empezó a inspeccionarlo. Cuando ella vio que Serna estaba descuidado, ella corrió a su casa para decirle a su esposo lo que estaba pasando y que llamara a la policía porque había un hombre armado afuera de su casa.

Martin continúo diciendo que el esposo de la vecina, se comunicó con la operadora del 911 diciendo que había un hombre armado en el exterior de su casa. Poco después se determinó que ese mismo hombre era Serna.

A las 12:41 de la mañana los oficiales Johns y Selman llegaron a la escena, llegaron a pie y al no ver a Serna se pusieron en contacto con la vecina y su esposo para obtener mayor información sobre los acontecimientos que recientemente habían pasado. Durante este tiempo de investigación varios oficiales llegaron a la escena y un grupo de ellos se congregaron en el patio de enfrente de la vecina. Mientras platicaban los oficiales, la vecina vio a Serna salir de su propia casa que estaba directamente enfrente de la de ella. Ella apunto hacia él y dijo “¡Es él!”, en ese momento los oficiales se movilizaron estratégicamente para cubrir a Serna que tenía sus manos adentro de sus bolsillos, y quien estaba caminando directamente enfrente del oficial Selman. Varios de los oficiales le dieron órdenes a Serna de que se parara dónde estaba y que mostrase sus manos, Serna evadió las órdenes, en ese momento, el oficial Selman volvió a dar la orden de que se parara y sacara las manos de los bolsillos, pero Serna no se detuvo y continuaba caminando hacia el oficial. Cuando Serna se encontraba aproximadamente entre 15 y 20 pies de distancia del oficial, el oficial Selma abrió fuego disparándole siete veces a Serna. El padre y abuelo cayó al suelo de la entrada de la cochera de la vecina.

Inmediatamente, oficiales llamaron a los equipos de rescate y empezaron a darle la resucitación cardiopulmonar a Serna. Francisco Serna fue pronunciado muerto en la escena.

Durante el cateo del cuerpo del difunto, se encontró un crucifijo de madera. El señor Serna no estaba armado y nunca se recobró un arma de fuego.

“Esta es una de los asesinatos sin sentido que involucran a los elementos del Departamento de Policía y de la Oficina del Comisario. Este fue un hombre que trabajó mucho por toda su vida”, dijo Dolores Huerta en una pequeña presentación durante la vigilia que se le dio a Francisco Serna por su familia. “Solamente tengo que decirles a los ciudadanos de la ciudad de Bakersfield y del Condado de Kern y a las autoridades gubernamentales que tenemos que parar estos asesinatos sin sentido”.

Al mismo tiempo, la señora Huerta pidió por medio de los medios de comunicación que el Departamento de Justicia tome cargo de la investigación.

“Hay millones de personas con discapacidades en el país y son miembros de cada comunidad”, agregó Ruderman. “Debemos exigir que nuestra policía esté mucho mejor preparada para interactuar efectivamente con personas con diversas discapacidades”.

El oficial involucrado en estos hechos fue identificado como REAGAN SELMAN, quien ha sido miembro del departamento desde julio del 2015. Esta es la primera vez que Selman está involucrado en un tiroteo hecho por un oficial.

El incidente del lunes no es de ninguna manera un evento aislado, con esta tendencia trágica en aumento y con recientes incidentes mortales relacionados con la policía que involucran a una persona con discapacidades, incluyendo a Deborah Danner en Nueva York, Terrence Coleman en Boston, Keith Lamont Scott y Daniel Harris en Charlotte, Carolina del Norte, y Alfred Olango en San Diego.

El oficial Selman y seis otros oficiales, que fueron testigos de los hechos, fueron puestos bajo suspensión administrativa hasta que termine la revisión de la Junta de Revisión de Incidentes Críticos.

    Leave a comment

    Your email address will not be published.