Tengo una amiga que es muy dulce y divertida. Su único “problemita” es que luego de tomarse varias  copitas se transforma: el maquillaje se le corre, la lengua se le traba y ¡las piernas se le aflojan! En todas las fiestas acaba haciendo el ridículo.  

Cuando le aconsejo que deje el alcohol, su respuesta es: “mi cuota son dos copitas, si me limito a esa cantidad, no me emborracho”. A lo que respondo: “!el problema es que no sabes como limitarte a dos copitas!”

No es fácil aceptar cuando algo está fallando en tu vida. Por ejemplo, tal vez tienes 50 libras de sobrepeso pero alegas: “soy una gordita saludable”.  A lo mejor tu pareja abusa de ti pero dices: “Muchas veces yo soy quien lo provoca”, o siempre llegas tarde a todos lados, pero justificas: “Estoy muy ocupada y por eso nunca puedo llegar a tiempo”  

¿Quieres saber si vives en negación?  Responde estas tres preguntas ¿Tus amistades y familiares te han señalado que algo anda mal, pero buscas excusas para justificar tu situación? ¿Alguna vez has pensado que podrías tener más éxito si no fuera por tu circunstancia? , ¿Te has prometido repetidamente que vas a hacer algo al respecto pero no lo cumples? Si respondes afirmativamente a estas interrogantes, significa que no quieres reconocer que tienes un problema.

Aceptar que algo anda mal te exige hacer un cambio drástico en tu vida y a la vez te obliga a enfrentar situaciones dolorosas, es por eso que prefieres esperar a ver si el problema se resuelve solo. ¡Desafortunadamente eso nunca sucede!

Reconocer que hay un problema es el primer paso para poder resolverlo. Busca ayuda profesional o de tus seres queridos y sobretodo te fe en que vas a poder solucionar la situación. Cuando tomes el control de tu vida, te sentirás orgulloso de respetarte y quererte.

Maria Marin motivadora internacional, Siguela en Facebook  mariamarin, Twitter @maria_marin, IG mariamarinmotivation. Visita:www.MariaMarin.com

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *