A raíz de la toma de posesión del nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el pasado 20 de enero.  Miles de residentes hispanos que radican aquí sin documentos legales han entrado en pánico por las amenazas que él ha hecho de llevar a cabo redadas para deportarlos a sus respectivos países.

     Estas amenazas les ha dado alas a muchos disque “abogados” que buscan aprovecharse de la situación para estafar a muchos de indocumentados sin importarles la nacionalidad que posean, prometiendo permisos de trabajo, arreglos de asilo político, perdones por faltas que hayan cometido. Siendo indocumentados y muchas promesas más; diariamente, decenas de inmigrantes pierden su dinero.

     Por eso, es fundamental que si necesita ayuda la busque en el lugar indicado y que sea precavido. Lamentablemente, las leyes que rigen en este país no funcionan, no responden a la realidad y no son muy justas, mientras no se apruebe una reforma integral migratoria coherente.  Millones de inmigrantes penden de un hilo viviendo en la sombra, pensando en que como se ha visto en las nuevas órdenes ejecutivas que ha firmado el presidente Trump.

     Últimamente la inquietud aumenta día a día, ¡esa es la realidad! Por eso, a la hora de buscar solución a su caso, debe de asegurarse de acudir a un profesional y realista que le diga la verdad. Solo abogados o representantes de inmigración pueden darle un consejo legal, ya que no hay ningún camino viable a la legalización y quizá lo que pase es que usted sea estafado por estos días de incertidumbre.

     El Departamento al Servicio de Ciudadanía de Inmigración de los Estados Unidos, lanzó una campaña informativa para ofrecerles a los inmigrantes indocumentados una respuesta a su situación de que si se puede quedar o no; y también si ha sido estafado por algún abogado sin escrúpulos, que le haya ofrecido legalizarlo, visite www.uscis.gov, donde puede denunciar al abogado o a otra persona si es que ha sido estafado.

      Como punto de vista personal, le aconsejo que, si usted no tiene documentos legales, ni una forma preferencial para permanecer en el país, no gaste en abogados, aunque juren y perjuren que ellos le consigan su residencia, lo que puede llegar a conseguir, sería que el Departamento de Inmigración sepa donde se encuentra para posteriormente deportarlo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *