BAKERSFIELD, CA – El juez federal Dale A. Drozd, dio una sentencia de 15 años el pasado lunes, 10 de abril, a un hombre de la ciudad de Bakersfield que fue acusado de delitos mayores de odio al disparar su escopeta mientras gritaba insultos raciales a un hombre latino, anunciaron los Thomas Wheeler, Subprocurador General de la División de Derechos Civiles y Phillip a Talbert, Procurador federal.

     Sentenciado fue JUSTIN COLE WHITTINGTON, de 25 años de edad, que fue acusado en diciembre del 2016, de interferir con los derechos de vivienda de una persona dado a su raza, color o lugar de nacimiento por el uso de fuerza o amenaza de fuerza; el uso de un arma de fuego durante un crimen de violencia; y hacer una declaración falsa a un agente del FBI. Anteriormente, Whittington se había declarado culpable de poseer un arma de fuego ilegal durante este crimen.

     Al mismo tiempo, el juez Drozd ordenó que Whittington pague la cantidad de $2,000 en restitución a la víctima al llamar a sus acciones “Una conducta reprensible que ha tenido un impacto significativo en (la familia de la víctima) – una conducta escandalosa y repugnante. El obstruyó la justicia, mintió, hizo lo que pudo para escapar de la responsabilidad”.

     De acuerdo con documentos de la corte, el pasado 19 de diciembre del 2012, la víctima, un hombre latino, estaba parado en su patio de enfrente con su esposa e hijo cuando un carro pasó enfrente de ellos lentamente y parándose enfrente de la casa de su vecino. La víctima pensando que esto era altamente fuera de lo normal, empezó a ponerle atención al carro. Whittington, a quien nunca conoció la víctima con anterioridad, salió del lado del pasajero con una escopeta de cañon corto en mano. Whittington utilizó malas palabras y gritaba insultos raciales mientras le disparaba a la víctima desde una distancia de 15 yardas, al mismo tiempo que gritaba que se saliera de Oildale. Whittington volvió a tripular el vehículo y huyó del lugar. Poco tiempo después, la misma escopeta fue utilizada para dispararle al frente de una tienda cuyo dueño era árabe. El disparo dejó un boquete en la puerta de vidrio del local, y círculos sin pintura en la reja de acero que se encontraba enfrente de la puerta del comercio.

     Según la evidencia presentada en el juicio, la víctima pudo describir a Whittington y a el carro donde tripulaba a los alguaciles de la Oficina del Comisario del Condado de Kern, quienes encontraron a Whittington en un lugar cercano afuera del carro. Alguaciles decomisaron la escopeta, que estaba en la cajuela del Crown Victoria del acusado, el cual estaba estacionado a un lado del carro utilizado en las amenazas.

     Whittington también fue encontrado culpable de hacer declaraciones falsas a un agente del FBI, cuando declaró falsamente qué en la tarde del día del incidente, que alguien le había pagado para mantener la escopeta en la cajuela de su carro.

     Los documentos de la corte junto con la evidencia presentada durante el juicio, la víctima y su familia ya no se sienten seguros en su residencia, y tan pronto obtuvieron los medios financieros para irse, se mudaron de vecindario.

           “La violencia del odio no tiene lugar en nuestra sociedad. Daña a los individuos y comunidades enteras amenazando su sensación de seguridad y libertad”, dijo el Subprocurador Interino Wheeler.  “En este caso, Whittington disparó una escopeta hacia la víctima, aterrorizando a él y a su familia, debido a que su etnicidad latina. El Departamento de Justicia continuará enjuiciando energéticamente los crímenes de odio para que todas las personas, sin importar el color de su piel, su país de origen o su culto, puedan vivir libremente sin temor”.

     El abogado estadounidense Talbert declaró: “La sentencia dictada hoy refleja la gravedad de los crímenes de odio como éste, que causan no sólo a las víctimas sino a comunidades enteras que se sientan vulnerables e inseguras. Nuestro distrito es ribo en diversidad y mi oficina está comprometida a investigar y procesar a aquellos que violan los derechos civiles de los miembros de la comunidad a través de actos de odio e intimidación”.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *