BAKERSFIELD, CALIF – El Departamento de Justicia de California anunció arrestos en una enorme organización de tráfico humano, que se extendió por todo el estado, incluso aquí en Bakersfield. El Procurador General de California dijo que las víctimas -muchas de ellas adolescentes- fueron atraídas desde el Valle Central hacia el tráfico sexual.

   Dos hombres están tras las rejas, y una mujer sigue en libertad, acusada de numerosos crímenes relacionados con el tráfico de personas. Toda esta investigación de seis meses -que abarca numerosas agencias investigadoras- empezó con una madre preocupada.

   Hace seis meses, una mujer del condado de Tulare entró en el departamento del sheriff y pidió ayuda para encontrar a su hija desaparecida. La adolescente había huido, y su madre, junto con los detectives de Tulare, estaban decididos a encontrarla.

   “La investigación comenzó en enero cuando los representantes de West Hollywood respondieron a una llamada sobre una chica desaparecida de Tulare”, dijo el alguacil del condado de Los Angeles, Jim McDonnell.

   Los oficiales del sheriff de Los Angeles la encontraron … y el descubrimiento llevó a una investigación masiva que abarcaba desde Bakersfield hasta Las Vegas. Los investigadores siguieron encontrando víctimas, entre ellas ocho niñas de entre 15 y 17 años.

   Los culpables, creen los investigadores, son Gerald Turner, Quinton Brown y Mia McNeil. McNeil, que todavía está en libertad, se cree que ha alquilado apartamentos en West Hollywood y Bakersfield que se convirtieron en burdeles.

   Aquí, en el Condado de Kern, se descubrieron tres víctimas menores de tráfico sexual: una niña tenía sólo 15 años.

Quinton Brown, enfrentando 41 cargos por delitos graves, fue arrestado por la policía de Bakersfield en mayo. Fue arrestado por estar en posesión de un Maserati robado, y tenía una de las víctimas menores de edad a su lado.

   El sheriff Mike Boudreaux de Tulare dice que las víctimas están ahora en casa. “Algunas de estas jóvenes eran adictos a las drogas y necesitaban ayuda”, dice Boudreaux, quien recientemente se reunió con una de las víctimas y su familia. “Esta joven en particular, ella fue capaz de ir a la consejería después de haber sido arrancada de este ambiente. Ha pasado por la rehabilitación y al platicar con ella recientemente, ella no es la misma persona. Esta segura y saludable, su familia está reunificada.

   Un consejo para los padres: la mayoría de las víctimas menores de tráfico sexual son atraídos a través de los medios de comunicación social. Boudreaux dice que es también la plataforma que los sospechosos usaron en este caso, para vender a sus víctimas.

   Las acusaciones contra Brown, Turner y Mcneil incluyen el tráfico sexual, el proxenetismo, el pandering, el robo y el robo de identidad.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *