Constancia y perseverancia. No aflojar y mantenerse siempre dispuesto a no escatimar en el esfuerzo ofrecido dentro del terreno de juego. Estas son algunas de las características del delantero mexicano más regular de la época reciente en la Liga MX. Se trata de Oribe Peralta, quien el sábado pasado marcó el gol que abriría el camino para que América se levantara posteriormente con el triunfo en el Clásico capitalino ante Pumas.

Sin embargo, esta anotación tuvo un valor en particular, ya que permitió que el “Cepillo” diera un paso más con rumbo al Olimpo del americanismo, ese en donde reposa la figura y memoria de las estrellas más emblemáticas del club, las cuales entregaron actuaciones memorables, muchas de ellas construidas con base en sus goles.

Y es que Oribe hoy puede presumir haber entrado en un top muy selecto de goleadores azulcremas debido a que logró colarse ya dentro de los mejores 10 anotadores en Clásicos en la historia de su club, lo cual no es poca cosa, ya que esos son encuentros en donde las Águilas se juegan siempre el orgullo propio y de su gente, por lo que las anotaciones conseguidas en esos encuentros siempre suelen ser recordadas con mayor lucidez.

Son 11 los tantos que Peralta ha gritado ante los acérrimos rivales del americanismo, el más reciente sobre la Universidad, escuadra a la que ya le había convertido el torneo pasado en Ciudad Universitaria, por lo que sumó su segunda diana con los auriazules como oponentes.

CHIVAS, SU VÍCTIMA EN LIGUILLA

El Clásico Nacional no ha escapado a los tantos del “Hermoso”, incluso, con el valor agregado de que dos de los tres goles que le ha hecho a Chivas fueron de auténtico oro molido, ya que ambos representaron eliminar de Liguilla al rival de toda la vida para América.

En los torneos Apertura y Clausura 2016, los dos equipos más ganadores en el balompié nacional se enfrentaron. En ese par de series, el partido de vuelta llegó con empate global. En el primero, jugado en el Estadio Azteca, Oribe marcó el segundo gol de la tarde a pase de Quintero y ante la salida de Cota, picó la bola para poner el 2-1 definitivo que dio el boleto a semifinales a los suyos.

Seis meses después, el dorsal 24 americanista volvería a hacer de verdugo del Rebaño, esta vez a domicilio. De nueva cuenta los cuartos de final pusieron enfrente a azulcremas y rojiblancos; el resultado en la ida volvió a ser empate, pero con ventaja ligera para los tapatíos por el gol de visitante. 0-1 fue el marcador en la vuelta, el cual se generó gracias a un testarazo de Oribe en un tiro de esquina, el cual volvió a valer doblegar al chiverío en la “Fiesta Grande”.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *