Un hombre, residente de la ciudad de Bakersfield aceptó un trato con la Fiscalía del Condado de San Luis Obispo que puede ponerlo detrás de las rejas por un término de 30 años a cadena perpetua por sus acciones que causaron el accidente del mes de septiembre del 2016 en la carretera 166 que dejo a dos niños muertos.

      JERAL HOLDMAN, 36, era el conductor de un carro que chocó el pasado 5 de septiembre del 2016 en la carretera 166 ubicada al sur del condado de San Luis Obispo, que resultó en la muerte de unos pequeños de 4 y 7 años de edad, que eran pasajeros en el carro que manejaba Holdman. Otras seis personas, incluyendo la madre de los niños resultaron heridos durante el choque.

      Holdman se declaró sin contestar a dos cargos de homicidio y a un cargo mayor de conducir bajo estado de ebriedad por el choque que ocurrió al este de la ciudad de Cuyama.

      Como parte de su trato, Holdman aceptó la sentencia de 30 años a cadena perpetua en un reclusorio californiano. Un juez de San Luis Obispo tomará la última decisión cuando Holdman se presente ante él el 30 de septiembre.

 

    

    Leave a comment

    Your email address will not be published.