BAKERSFIELD, CA – Eran aproximadamente treinta personas en total, Dolores Huerta, presidenta y fundadora de la Fundación Dolores Huerta estaba presente ante las oficinas del líder mayoritario del congreso americano, Kevin McCarthy, donde se reunieron para manifestar las acciones y la falta de ayuda a menores de edad que han sido separados de sus padres en la frontera de México con los Estados Unidos.

    Los manifestantes cargaban pancartas que decían “Quiebren el pan, y no a las familias”. Un mensaje poderoso y lleno de corazón. “Yo acabo de llegar de McCallen Tx, donde a niños de 3 y 4 años la Patrulla Fronteriza y ICE los esta llevando a corte y sin representación legal” dijo Dolores Huerta durante su discurso.

    Este evento se llevó a cabo el pasado miércoles, 27 de junio a las 10 am enfrente de las Oficinas del Congresista McCarthy, ubicadas en el 4100 Empire Dr, Suite 150 en Bakersfield. Aunque McCarthy no estaba en su oficina y la puerta estaba cerrada, sus empleados estaban adentro de la oficina escuchando las oratorias de los invitados.

    “Es muy importante que apoyemos a nuestra familia”, dijo José González, presidente de la Cámara de Comercio de Lamont. “no importando de donde venga, nuestras familias son lo más sagrado que tenemos, no puedo creer que se ha decidido a romper familias. Y como ciudadano americano estoy avergonzado, por eso llamo al congresista Kevin McCarthy para que apoye a todos los programas de reunificación familiar y le doy gracias al sistema judicial por detener este problema”.

     “Estamos en tiempos difíciles”, dijo José Gurrola, alcalde de la ciudad de Arvin. “Hemos pasado por muchos tiempos oscuros, si es que estamos hablando de Jim Crow, esclavitud, el abuso de los derechos de la familia y de los trabajadores, hemos visto como la historia juzgara este momento como un periodo negro en nuestra historia. Pero de la obscuridad esta la luz, y si nos unimos y seguimos unidos llamando a nuestros legisladores elegidos a que terminen con la separación familiar, además, esta es una falta de apoyo de nuestros legisladores locales tales como David Valadao y Kevin McCarthy, quien es el líder mayoritario y posiblemente el siguiente Orador de la Casa. Tenemos un sistema de inmigración roto, necesitamos un programa con un camino directo a la ciudadanía, a lo mismo que hacer reformas sobre la seguridad fronteriza; porque en la forma en que la Patrulla Fronteriza está actuando, esta aterrorizando a familias al dejar que se haga la separación familiar, ¡esto es realmente una vergüenza!” agregó Gurrola.

       De los presentes, aproximadamente 10 personas se cometieron a la huelga de hambre por 24 horas, con espera de que otros procedan a hacer lo mismo cada día por los próximos 24 días.  Entre las personas empezando su huelga este día fueron Demaris Lao, cuyos padres vinieron del sureste de Asia como refugiados, Gabriela Fernández, cuyos padres son indocumentados y sus hermanas tienen DACA; María Hernández, Yolanda Chacón, Steve Rudnick, cuyos padres y abuelos huyeron de Rusia durante el régimen del Zsar.

       Durante un momento de silencio, para honorar a las familias que van a ser reunidas, Juanita Chavez lloró con lágrimas de esperanza para que este las familias sean reunidas y que esta pesadilla termine.

       Dolores Huerta, Fundadora y Presidenta de DHF pidió a la comunidad, que si piensan reunirse a la huelga de hambre, que el dinero que gastarían ese día, que piensen mandarlo a “breakthebread.org” quien es la organización que se encarga de ayudar a alimentar, proveer abogados, paga por los costos judiciales de tantos niños que necesitan ayuda. “Tenemos aquí a la llave de este problema, esa llave se llama Kevin McCarthy, él, y simplemente él puede ayudarnos a combatir este problema”, agregó Huerta.

   “Como un constituyente de Kevin McCarthy, le estoy pidiendo que reconozca que es hora de que el partido de la mayoría proponga y pase una ley comprensiva para la inmigración y que se dirija a la crisis de inmigración actual,” cncluyó Huerta.

     Al mismo tiempo Dana M. Sabra, juez de la Corte del Distrito Sur de California puso un cese a la práctica de separación familiar, que fue presentado ante a ella por el Sindicato de Libertades Cívicas Americana. En su cese, la juez Sabra indicó que todos los niños separados deben de ser reunidos con sus padres en 30 dias, y solo 14 días para los niños menores de 5 años. En la misma orden se dio a entender que los padres pueden hablar con sus hijos en los próximos 10 días.

       La decisión de Sabraw es la última complicación en una controversia que ya demostró ser políticamente peligrosa para el presidente Trump, quien la semana pasada emitió una orden ejecutiva que puso fin a la política de separación forzada y la reemplazó por una detención familiar indefinida. Aún así, alrededor de 2,000 niños permanecen separados de sus padres. El gobierno instó a Sabraw a no otorgar la medida cautelar a nivel nacional y dijo que la orden de Trump, que siguió a los días de protestas bipartidistas, resolvió las preocupaciones que animaban la demanda.

       El tribunal dijo que no. En su lugar, descubrió que la política de tolerancia cero, iniciada a principios de mayo, junto con la orden ejecutiva y una hoja de datos subsiguiente emitida por el Departamento de Seguridad Nacional que describe el proceso de deportación, marcó una clara desviación de “la gobernanza medida y ordenada, que es fundamental para el concepto de debido proceso consagrado en nuestra Constitución “. Culpó a la administración Trump por” una circunstancia caótica de la propia creación del Gobierno “.

       El juez declaró sin rodeos: “La desafortunada realidad es que bajo el sistema actual, los niños migrantes no son contabilizados con la misma eficiencia y precisión que la propiedad”

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *