Un técnico audaz, que se comunicaba bien con los jugadores, quienes le profesaban lealtad absoluta. Un grupo formado por muchos futbolistas que militan en Europa, algunos de los cuales habían ganado un Mundial sub17 o una medalla olímpica de oro.

Ello tampoco bastó para que México pudiera romper la barrera de los octavos de final, ante la que sucumbió por séptimo Mundial consecutivo, esta vez derrotado por Brasil. Y tras otro experimento fallido, el Tri tendrá que volver al laboratorio para buscar otra vez la fórmula que lo lleve al dichoso quinto partido de una Copa del Mundo.

¿Qué debe contener esa pócima?

“Es un proceso en donde se debe continuar tratando de tener más jugadores en Europa y que compitan, como este equipo brasileño, cada fin de semana contra los mejores jugadores y mejores equipos del mundo”, sugirió el técnico Juan Carlos Osorio en la conferencia posterior a la derrota. “Seguramente que la selección va a mejorar en ese aspecto”.

Es posible, pero difícilmente Osorio estará ahí para aplicar la recomendación. El contrato del colombiano expiró junto con la participación de México en el Mundial, y él mismo no dio muchas señales de que habrá un nuevo proceso mundialista con el equipo azteca.

“Se acaba de perder un juego muy importante, a todos nos duele”, expresó. “Habrá que darle el luto correspondiente. En los próximos días los jefes tomarán una decisión y yo tomaré la mía”.

Si esas decisiones no derivan en su continuidad, México tendrá una tarea pendiente más en una larga lista, si quiere romper con el maleficio de los octavos de final.

Para empezar tendrá que encontrar un relevo generacional. El naufragio en Rusia sería la última experiencia mundialista para varios jugadores. Diez de los 23 integrantes del Tri actual tienen al menos 30 años. Catar 2022 estará todavía al alcance de algunos, pero ninguno llegaría a esa cita en plenitud de fútbol.

Es el caso de veteranos como los porteros Jesús Corona (37), Alfredo Talavera (35) y Guillermo Ochoa (32); los zagueros Hugo Ayala (31), Rafael Márquez (39) y Héctor Moreno (30); los volantes Miguel Layún (30) y Andrés Guardado (31), así como los delanteros Javier Hernández (30) y Oribe Peralta (34).

Giovani Dos Santos y Carlos Vela vienen detrás, con 29 años cada uno.

Márquez anunció ya su retiro. Guardado, quien se subió a Rusia de última hora debido a lesiones, ve lejana otra oportunidad.

“Estoy analizando muy bien mi futuro y el futuro de la selección porque son otros cuatro largos años”, dijo Guardado, quien ya disputó cuatro Copas del Mundo. “Hay que asumir lo que pasó en este Mundial, donde sufrimos una derrota más, y después tomaremos una decisión”.

Vela y Dos Santos, campeones del mundo Sub17 en Perú 2005, son parte de los 15 seleccionados mexicanos en Rusia que militan en ligas extranjeras. Se trata de una cifra sin precedente, lo que hizo abrigar esperanzas de un mejor desempeño.

 “Quisimos romper las barreras, pero no pudo ser, pensamos en hacer historia, pero al final no se pudo”, dijo Vela. “Es complicado compararte con otros equipos porque si no hay hechos o resultados no puedo decir que somos diferentes”.

El sueño se fortaleció tras una victoria sobre Alemania en el primer encuentro de este Mundial. Tras otro triunfo sobre Corea del Sur, llegó una goleada sufrida ante Suecia.

México se clasificó, pero ese revés lo condenó a enfrentar a un Brasil pletórico de talento y pragmatismo, que no le dio oportunidad.

Hernández, el máximo anotador de la historia en la selección con 50 goles, abiertamente habló de que era posible alcanzar una final y le pidió a su país soñar. No bastó.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *