Dos oficiales de corporativo municipal identificados como Timothy McIrving y Zachary Burdick fueron exonerados por la Procuraduría del Condado de Kern sobre la muerte del detenido José Vilorio, de 62 años.

     Los hechos ocurrieron el 2 de octubre del 2016 cuando los dos oficiales fueron movilizados hacia una residencia ubicada en el 1821 de la Calle Lacey donde precedió una llamada al 911 urgiendo ayuda. La persona que llamó dijo que el agresor, José Vilorio, de 62 años estaba armado con un machete, el cual sacó durante una discusión y trató de utilizar en contra de los otros residentes de la casa habitación, especialmente a una mujer a quien le dijo que le iba a cortar la cabeza.

    Afortunadamente los residentes pudieron salir de la casa y fueron confrontados por los oficiales, quienes después de obtener información entraron al domicilio donde encontraron a Vilorio sentado en el sofá con el machete al alcance de su mano. Oficiales dieron instrucciones de que se parara y no tocara su arma, Vilorio se negó y empezó a tratar de agarrar el machete. Los dos oficiales, incluyendo al oficial McIrving trataron de detener a Vilorio cuando una violenta pelea empezó. Mientras Vilorio ya estaba quitándose a los oficiales de encima, el oficial McIrving le puso un candado en el cuello y Vilorio perdió el conocimiento. Inmediatamente los oficiales le pusieron en posición de recuperación mientras llamaban a los equipos de auxilio, mientras esperaban a la ambulancia, los oficiales practicaron los ejercicios de salvación. Vilorio fue trasladado a un hospital donde murió dos días después.

    En su resumen oficial, la procuraduría dijo que el oficial McIrvin tuvo que utilizar la fuerza necesaria para sucumbir a un sujeto peligroso. En su atento para desmantelar la situación, el oficial McIrvin dio varias órdenes verbales y después tocó el hombro de Vilorio para empezar a guiarlo lejos del machete. Vilorio respondió violentamente y se tuvo que tomar acción para detener a Vilorio.

   De tal forma que las acciones tomadas por el oficial McIrvin fueron consideradas como razonables dado a las amenazas de muerte y la posible muerte a la que se enfrentaban él y el oficial Burdick. Además, basados en la información obtenida por los oficiales, ellos tenían el derecho a investigar los sucesos de aquella noche. De tal manera que la fuerza utilizada por el oficial McIrvin fue legalmente justificada.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *