Después de haber sido detenida a mediados de octubre, Sofia Bahena, 64, pasó la temporada navideña detrás de las rejas.

     Desde qué se mudo a la comunidad de Lamont en 1998, ella hacia sus viajes matutinos a los campos de patatas a través del Condado de Kern.  Una mañana, él 17 de octubre, ella fue parada por las autoridades.

     La abuelita de seis pensaba qué solamente era un paro de tránsito de rutina, hasta qué agentes federales vinieron a su carro. Después de no poder comprobar su estado migratorio, agentes de inmigración la detuvieron junto con sus dos compañeras.

     Bahena fue ingresada a él Centro de Procesamiento Mesa Verde en Bakersfield. Donde ella ha pasado los tres últimos meses en espera para ver a un juez y recibir una fecha para su audiencia sobre su fianza.

     Su nieta, Atiziry Palma hablo con un reportero del canal 17 sobre su situación.

     “Ella no ha hecho nada malo! No hay razón alguna para qué ella esté ahí… ella no es un criminal… no hay razón alguna para detenerla’, dijo su nieta.

     Palma dijo qué su abuelita no se ve bien, qué se ve muy cansada.

     Llamadas fueron hechas a ICE para obtener comentarios pero ellos no regresaron las llamadas.

    Leave a comment

    Your email address will not be published.