BAKERSFIELD, CA – Por meses, la Unión de Trabajadores Domésticos, (UDW por siglas en inglés) han estado negociando con la Junta de Supervisores del Condado de Kern para obtener un aumento en sus salarios, desafortunadamente, los que sufren son las personas de la tercera edad y discapacitadas que sin la ayuda de los proveedores de IHSS tendrían que institucionalarse.

      El pasado martes, 4 de febrero, se juntaron miembros de la Unión de Trabajadores Domésticos para marchar en solidaridad y protestar enfrente de la cámara de la Junta de Supervisores por el daño qu están causando al no negociar con ellos y llegar a un acuerdo en su contrato laboral.

      El derecho de personas en su tercera edad y discapacitadas de poder vivir en sus residencias se encuentra en peligro, mientras que la Junta de Supervisores ha forzado que las negociaciones laborales con los trabajadores de Servicios de Apoyo en Casa (IHSS siglas en inglés) ha llegar a un punto muerto. 

      El contrato con el condado expiró en el 2017 y la Junta de Supervisores se reusa a dar un modesto aumento. “En un estudio hecho y presentado ante la Junta de Supervisores, se mostró que en el Condado de Kern no se puede tener una vida adecuada con el salario mínimo”, comentó Cherie Parker directora de comunicaciones con la UDW. “En las últimas negociaciones el condado dijo que su último, mejor y final oferta era de aumentar el sueldo por $0.25 por hora”, agregó Parker.

     Dado a la naturaleza de su trabajo, los trabajadores de IHSS no pueden ponerse en huelga, y no querrían ponerse en huelga, dado a que las personas que están bajo su cuidado pueden correr un gran riesgo sin tener alguna persona que las pueda cuidar, dar su medicamento, las bañe, los lleve al supermercado, etc

     Martha Elva Trujillo, trabajadora del IHSS, no gana nada cuando su cliente esta hospitalizado. Tiene que esperar a que le den de alta para poder volver a trabajar, mientras tanto no tiene ningún beneficio y sus ahorros no bastan lo suficiente para poder sobre existir.

      En el condado de Kern solamente existen un total de 6000 proveedores de IHSS, y eso no es tomando en consideración que la población de ancianos se duplicará en los próximos diez años. “El año pasado, hubo un total de 448,7474 horas de servicio que no fueron pagadas”, dijo JP, un abogado con la Union de Trabajadores Domésticos. “Y la razón es que no hay suficientes proveedores que hagan esta clase de trabajo por tan poco dinero”, agregó.

     Antes de que las negociaciones llegaran a punto muerto, la unión hizo la propuesta de que se aumentara el salario por $0.60 por hora con $0.20 adicionales para cubrir beneficios de dentista y visión.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *