Ese mismo viernes el Departamento de Policía de Roma -la ciudad fronteriza de Texas que colinda con el municipio de Miguel Alemán, en el estado mexicano de Tamaulipas-, contactó a la estación de la Patrulla Fronteriza para avisar de una llamada telefónica que habían recibido de una mujer que decía estar embarazada y que había sido abandonada por el pollero.

Cuando la agentes la localizaron a los pocos minutos, la mujer estaba desorientada y no podía hablar por la deshidratación que padecía, por lo que fue trasladada a un hospital para una evaluación médica, según el reporte de la autoridad.

Por la noche de ese mismo viernes otra llamada al 911 que hicieron dos hombres perdidos en algún lugar de las extensas praderas de los condados Brooks y Kenedy.

La unidad de Operaciones Aéreas y Marítimas (AMO) de la Patrulla Fronteriza localizó a los dos migrantes mexicanos tras una hora de sobrevolar el área en helicóptero.

Los paramédicos tuvieron que suministrarle fluidos por la vía intravenosa a uno de ellos debido a su avanzado estado de deshidratación que le estaba provocando calambres por todo el cuerpo.

      Leave a comment

      Your email address will not be published. Required fields are marked *