Los Ángeles, 22 jun. (EFE News).- El Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX), el segundo más ocupado del país, comenzará a utilizar cámaras de temperatura que permitirán detectar a personas con fiebre, en un esfuerzo más por controlar los brotes de coronavirus, anunció este lunes el alcalde Eric Garcetti.

El programa piloto, que arrancará mañana martes, intenta atajar los brotes en el Condado de Los Ángeles, donde más casos de COVID-19 se registran en California.

Las cámaras están diseñadas para detectar temperaturas corporales que superan los 100,4 grados Fahrenheit, que es el estándar actual que manejan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para personas con fiebre.

“Si se identifica que una persona que tiene temperatura elevada, un miembro del personal (del aeropuerto) se acercará a la persona y solicitará un examen médico secundario, realizando por un medico profesional”, dijo hoy a los medios Garcetti en una conferencia de prensa desde el aeropuerto.

Sin embargo, el jefe del municipio recalcó que la participación en este programa es “voluntario”.

Inicialmente las cámaras de temperatura estarán ubicada en la Terminal Internacional Tom Bradley: la entrada principal y cerca de las puertas de llegada internacionales seleccionadas.

Ante las preocupaciones por la privacidad de pasajeros y empleados del LAX, el alcalde advirtió que las cámaras no almacenarán, transmitirán ni compartirán datos o imágenes tomadas.

El LAX es el segundo aeropuerto más ocupado en el país, y el cuarto en el mundo, de acuerdo con Airport Council International (ACI).

En 2018, atendió a un récord de 87,5 millones de pasajeros, un aumento del 3,5 % desde 2017.

Garcetti destacó que a pesar de la pandemia del coronavirus la inversión de 14.000 millones de dólares para modernizar el aerodromo ha continuado.

El aeropuerto ya requiere tapabocas dentro de las instalaciones y, de la mano de los CDC y la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), se han implementado protocolos para prevenir los contagios.

Los expertos médicos señalan que las personas infectadas con el coronavirus pueden, a veces, tener temperaturas corporales normales y aún transmitir el virus a otras personas, por lo que Garcetti advirtió que se deben continuar con los protocolos de distanciamiento social y del lavado de manos.

“Las cámaras no reemplazarán las otras medidas de seguridad”, subrayó el alcalde.

Garcetti advirtió que el programa piloto servirá de ejemplo para otros aeropuertos en el país.

Los Ángeles continúa siendo el foco de casos de COVID-19 en California con 83.397 casos positivos contabilizados hasta el sábado pasado. El número de fallecimientos aumentó a 3.120. EFE News

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *