La ley AB5 firmada a ley por el gobernadora californiano, Gavin Newsom, en septiembre del 2019 y activada en el 1º de enero del 2020 ha requerido que compañías como Lyft, Uber y Doordash a que reclasifiquen a sus contratistas independientes como empleados,  y con muy pocas excepciones.

    Los contratistas independientes, actualmente llamados trabajadores gig, son personas que desean trabajar con flexibilidad, muchos de ellos son padres de familia que trabajan en esto durante las horas de escuela, otros lo hacen medio tiempo para poder ayudar a su familia o cuidar a un familiar enfermo, y por eso forman lo que es la economía gig, que se describe como el trabajo flexible, de medio tiempo o temporal que usa una plataforma en línea para conectarse con su cliente.

     Al mismo tiempo, la economía gig puede beneficiar a los trabajadores, negocios y clientes al hacer los horarios de trabajo mas adaptables a las necesidades del movimiento y demanda de los modos de vida flexibles.

    De tal modo que muchos de los contratistas independientes están a favor de la proposición 22 la cual será presentada en boletas en las elecciones de noviembre. Y a muchas personas que perdieron su empleo durante la pandemia del COVID-19, ha sido una salvación.

     Se platicó con varios de los más de 100,000 conductores de servicios de transporte y entrega de comida a domicilio como Uber, Lyft, DoorDash, Postmates e Instacart.  La mayoría de los que se encontraron fueron latinos y afroamericanos. Unos cuantos contaban con este trabajo como su trabajo principal; pero para la mayoría se trata de un trabajo flexible que les permite volver a casa a ver a sus hijos durante las clases virtuales, y a algunos a cuidar de sus seres queridos.

    “Lo que más necesitamos en que nos dejen ser contratistas independientes, para poder trabajar en horarios y lugares que más convengan al público, pero también más nos beneficien a nosotros”, dijo un joven de nombre Daniel.

    Nadie sabe cuánto puede durar todavía el embate de la pandemia, y tener un trabajo flexible que además ofrezca beneficios laborales es lo ideal.

   Martín, otro conductor, dijo que lo que más urge “es que nos den un salario hasta cierto punto seguro, y ojalá que con prestaciones de salud”.

   Por lo menos 100,000 conductores apoyan ideas como esas, y su trabajo beneficia a otros cientos de miles de empleos en California al conducir con medidas de seguridad y entregar alimentos en forma confiable.

   Uno de cada cinco trabajadores en el estado de California se encuentra desempleado a consecuencia de la pandemia, y existe la posibilidad de aliviar por lo menos una buena parte de ese desempleo, y es hora de actuar. De hecho, si lo considera, usted que lee este artículo, podría considerar ser conductor, tal vez de medio tiempo.

     La Proposición 22 que será presentada durante las elecciones de noviembre, permitirá que conductores de transporte compartido y de reparto de alimentos, sigan siendo contratistas independientes con horarios de trabajo flexibles.

      La proposición requeriría que compañías como Uber, Lyft, DoorDash, Postmates e Instacart otorguen a los conductores nuevos beneficios y protecciones económicas.

     En un margen de 4 a 1, encuestas independientes han mostrado que los conductores basados en aplicaciones en línea prefieren abrumadoramente trabajar como contratistas independientes con flexibilidad y control sobre sus horarios. En si, el ochenta por ciento (80%) de los conductores basados en estas aplicaciones solamente trabajan medio tiempo y dependen del trabajo felxible para complementar sus ingresos y mantener a sus familias. Como previamente dicho, estas personas son padres de familia con hijos en la escuela, miembros de familia con la necesidad de tener un horario flexible para poder cuidar a sus padres mayores o otros seres queridos, estudiantes de universidades que obtienen ingresos según sus horarios de clases, familias trabajadoras o jubilados que necesitan complementar sus ingresos del seguro social.

   Entre los beneficios de esta proposición, conductores tendrán ingresos de menos al ciento veinte porciento del salario mínimo más gastos; también prestaciones de salud con 15 horas semanales; seguro para cubrir gastos médicos y de discapacidad por lesiones de trabajo; y fortalecer las protecciones contra la discriminación y el acoso.

    Pero, existe un elemento que puede inclusive estar por encima de algunas de las ventajas que se mencionaron arriba: la Proposición 22 vendrá a beneficiar más a miembros de nuestra comunidad, que ha sido las más devastada por el COVID-19 y el desempleo, porque la mayoría de los conductores son de etnicidad latina o afroamericana.

    Al mismo tiempo, en alguna forma es también un caso de hacer justicia a miembros de la comunidad cuyo trabajo beneficia a otros, tales como los pequeños restaurantes latinos que venden comida para llevar mediante el uso de estas aplicaciones, conductores y repartidores, que les ayuda a estar a flote durante tiempos de crisis como ahora.

     La prohibición de trabajo de contratista independiente para trabajadores en línea significaría la eliminación de cientos de miles de trabajos en una época terrible. También significaría tiempos más largos de espera, altos precios, y la posibilidad del cierre permanente de servicios en muchas áreas – al restringir el acceso a viajes y servicios de repartición en línea en los cuales mucha gente depende.

   Encuestas e investigaciones hechas en la Universidad de California, Berkeley coinciden con estos puntos: la Proposición 22 va a salvar a cientos de miles de trabajos en California que están basados en aplicaciones en línea.

    También coinciden en su mayoría, que estos son trabajos que ocupan personas de la población de etnicidad minoritaria que deben de ser contratistas independientes y flexibles para poder trabajar en otros trabajos o responsabilidades u obtener ingresos complementarios.

     Esta proposición también implementa varias protecciones para la seguridad pública, tales como verificación de antecedentes de los conductores, cursos mandatorios de manejo, tolerancia cero en el uso de drogas y alcohol, hacer que el personificar a un conductor sea un crimen.

      Al mismo tiempo, mantiene el costo de estos servicios bajo y disponible, preserva servicios de entrega basados en aplicaciones en los que millones de americanos ahora confían para la entrega de comestibles a domicilio, entrega de medicamentos y comidas calientes a domicilios mientras ayudan a los restaurantes pequeños y servicios minoristas a conectarse con su clientela

     Conserva los servicios de viajes compartidos que evitan la conducción en estado de ebriedad, y mejora la movilidad de las personas de edad mayor, discapacitados y familias sin vehículo.

    Así que…Esta en sus manos. Nosotros votaremos SI sobre la Proposición 22, y como se dijo con anterioridad, tal vez incluso usted pueda desear ser parte de la creciente fuerza laboral de conductores que utilizan estas aplicaciones, y entonces le convendría muchísimo que esta proposición se apruebe.

   ¡Dígale SI, a la Proposición 22!

     

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *