Si usted es de los millones de californianos que rentan vivienda, debe saber que una proposición que llevarán a los electores sugiere que como escasean decenas de miles de viviendas en el estado, a usted le van a aumentar pavorosamente la renta, sin construir las viviendas que faltan.

¿Le parece ilógico? Lea con detenimiento la Proposición 21. En California urgen por lo menos 100,000 viviendas accesibles para garantizar donde puedan vivir quienes ahora carecen de techo y cubrir la creciente demanda de vivienda. Los precios se disparan porque hay pocas unidades disponibles y alta demanda, mucha gente que las busca.

Cuando mucha o demasiada gente busca las pocas viviendas disponibles, además de que la renta se encarece, hay sectores vulnerables que deberían tener por lo menos alguna ayuda y ahora no la tienen, y su situación será aún más difícil con la Proposición 21.

Es decir que los veteranos que ahora carecen de techo, las familias de bajos ingresos, las personas que por impedimentos físicos tienen entra ordinaria dificultad para conseguir empleo, entre otros, quedarían más vulnerables y desprotegidos con la Proposición 21, porque va a disparar los costos de vivienda.

Si en lugar de construir más viviendas, que es lo que se necesita, sobre todo viviendas a precio accesible, si en vez de eso se queda el mismo número insuficiente de viviendas, se aumenta el precio de renta, y encima la administración se le pasa a los gobiernos locales que están estancados por la pandemia, el resultado es una receta para el caos.

La Proposición 21 dice que se debe aumentar en 15 por ciento la renta los tres primeros años. Como ejemplo, usted paga ahora en el 2020 unos $2,000 dólares de renta, si la proposición pasa, usted pagará $2,300 en el 2022, $2,645 en el 2023, y $3.041 en el 2024. ¿Dónde queda ahí la ayuda a familias de bajos recursos, o a veterano?

Más aún, encima de encarecer la vivienda de esa forma inaccesible, porque los salarios no aumentan a ese ritmo, y de querer pasar a los gobiernos locales la tarea de administrar complejos habitacionales y vecindarios, la proposición acepta que se quede el mismo número de viviendas que ahora hay.

Aparte de esto, la proposición le da el poder a cuerpos regulatorios no electos para que impongan y modifiquen las politicas de renta, sin considerar o moderación del público. Estos cuerpos se dedicaran a poner regulaciones extremas del control de rentas y tendrán el poder de cambiar el costo y habilidad de cambiar el costo y habilidad de viviendas disponisbles sin requisito alguno que requiera el punto de vista público

No considera que las familias crecen y los hijos buscarán sus propias viviendas, que no propone construir, que la población aumenta y necesita dónde vivir, que nuestros veteranos y nuestras familias trabajadoras necesitan encontrar techo accesible, pues de por sí pagan un alto porcentaje de lo que ganan solo en pagar solo la vivienda.

Es una receta para continuar la fórmula de trabajar casi exclusivamente para pagar renta, que la haría más cara, y para profundizar la crisis de la escasez de vivienda, que es lo que aumenta ahora los precios y no solamente causaría un desastre en California, para poder revertir esta proposición, los californianos tendrían que formular otra proposición y emitirla a voto del congreso estatal pasando con un 2/3, y otro voto se necesitaria para cambiar cualquiera de los problemas sustantivos de esta propuesta.

Aparte de todo, el gobernador Newsom y la legislatura, con el apoyo de varios fideicomisarios que incluyen a defensores de la vivienda asequible, sindicatos de trabajadores, grupos minoritarios, gobiernos locales y otros grupos, pasaron la ley más fuerte del control de rentas en toda la nación, conocida como AB1482, la cual vino a ser ley en enero 1,2020.  Esta ley asegura que los inquilinos no se enfrenten a alzas de cuotas de renta extremadas o sean desalojados injustamente de sus casas. Esta nueva ley tambien provee estabilidad a los dueños de las propiedades, asegurando que las viviendas asequibles no se disminuyan y continué la construcción de viviendas.

Por otra parte la Proposición 21 desconoce que hace un año ya California aprobó un tope al aumento a la vivienda. Aunque todavía no se ven los resultados de esa medida, ahora hay que construir decenas de miles de viviendas y abaratarlas, no dejar el mismo número pero encarecerlas estratosféricamente con la Proposición 21.

Esta es la segunda vez que Michael Weinstein intenta pasar esta iniciativa. Esta iniciativa es idéntica a la Proposición 10, la cual fue vencida por electores en el 2018 por casi 20 puntos en su contra.

¡Dígale NO al alza de tasas de renta! ¡Dígale NO a Weinstein y a sus proyectos políticos! y vote NO a la Proposición 21.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *