Excandidata a la asamblea estatal arrestada por allanamiento de morada en oficinas de diputado Kevin McCarthy

     Julie Solis, excandidata demócrata para el escaño del Distrito 34 de la Asamblea de California, fue arrestada el lunes pasado después de negarse a salir de la oficina regional de Bakersfield del Diputado Federal, Kevin McCarthy, este fue un episodio que se transmitió en vivo en las redes sociales durante 45 minutos mientras pedía la renuncia del congresista.

   El personal de McCarthy dijo que Solís ingresó a la oficina de McCarthy ubicada en Empire Drive un poco antes de las 9 a.m. cuando el cartero salió de la oficina y le dejó entrar. “Cuando entré no me dieron la oportunidad de registrarme y obtener una tarjeta de comentarios” dijo Solis, al mismo tiempo que otro de los empleados del diputado federal estaba apretando el botón de pánico que esta debajo del mostrador. “De pronto me vi rodeada de cinco oficiales armados” comentó la excandidata a la asamblea estatal. Solis fue arrestada bajo sospecha de allanamiento de morada alrededor de las 10 a.m., informó un portavoz de la agencia policiaca de Bakersfield.

   Los registros en línea mantenidos por la comisaria del condado de Kern indicaron que ella todavía estaba bajo custodia a las 3 p.m. pero que se esperaba su liberación más tarde ese mismo día. Para este entonces no se habían presentado cargos penales en su contra. “Estuve esposada por muchas horas, cuando el oficial me sangoloteo y me jaló del brazo para ponerme las esposas, oí mi hombro tronar, yo sabia que él (el oficial) había utilizado exceso de fuerza y yo estaba lastimada”, agregó Solis que ahora tiene que utilizar un cabestrillo. El sitio web de la comisaria indicó que Solís estaba programada para una audiencia ante la corte a las 2 pm del 13 de enero, pero como fue dada en libertad se le volvió a programar para el 9 de febrero a las 8:30 am en la División G de la Corte Suprema.

   Solís dijo durante su transmisión en vivo por medio de Facebook Live, una grabación de la cual permanece en línea, que esperaba que otros la encontraran en la oficina de McCarthy. Aparentemente, personas no se unieron con ella, incluso cuando ella los animó en vivo en las redes sociales a “bajar”. “Venimos en paz”, dijo detrás del cubrebocas negro mientras grababa el video con su celular mientras caminaba por el área de la recepción de la oficina. “Todo lo que queremos, nada más, (es) que él (McCarthy) renuncie”.

   La grabación muestra que cuando llegó un oficial de la BPD, Solís le dijo que el personal de la oficina de McCarthy no se había ofrecido a ayudarla, a tomar su nombre ni a preguntarle qué quería. Se le puede escuchar negándose a irse. Solís dijo en la transmisión en vivo que estaba molesta porque McCarthy no había hecho nada para detener lo que llamó la insurrección del miércoles en el Capitolio estadounidense, el cual provocó la muerte de cinco personas, incluyendo un oficial de policía del Capitolio y a un veterano de las fuerzas armadas.  “Al igual que sus matones ocuparon nuestra capital”, dijo, “la gente, los contribuyentes están ocupando su oficina ahora”.

    McCarthy emitió un comunicado el viernes en el que afirmaba que durante el motín del miércoles habló con el presidente Donald Trump y le pidió que “reprima a la mafia y comience el proceso de curación para nuestro país”. McCarthy calificó el motín como “inaceptable, antidemocrático y antiestadounidense”. La portavoz designada de McCarthy no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

    En referencia al primer oficial que llegó a escena, ella piensa en levantar un acta con el Departamento de Policía en contra del oficial dado a que no estaba utilizando su cubrebocas y no mantenía la sana distancia, al mismo tiempo que piensa acusarlo por el uso extremo de fuerza. “El oficial no me dio ordenes de salirme o ni siquiera de me dio alternativas, solamente me jaló de la silla”, dijo Solis.

   Ella comentó a El Popular que quiere mantener sus opciones abiertas.

   Solís, de 42 años, activista comunitaria y defensora de los pacientes de la fiebre del valle, perdió su candidatura para el escaño del Distrito 34 de la Asamblea con el 32 por ciento de los votos frente al 68 por ciento del republicano Vince Fong.