Los Ángeles, 5 abr (EFE News).- Un nuevo informe del grupo conservador Center for Immigration Studies (CIS) aseguró este lunes que las contribuciones “gratuitas” hechas por los indocumentados al Seguro Social y el sistema de salud para retirados Medicare “son un positivo fiscal para los Estados Unidos”, pero advirtió que legalizarlos, “revertiría la situación”.


El grupo conservador, que se opone a la legalización de los indocumentados, destacó en su informe que una vez que los inmigrantes indocumentados sean legalizados “ya no serán contribuyentes netos que paguen parcialmente sin recibir nada a cambio”.
La advertencia viene acompañada de cálculos en los que la organización asegura que al legalizar a los indocumentados el costo total, en “valor presente”, para el Medicare y Seguro Social sería de 1,3 billones, una cifra estimada como si 10 millones de indocumentados se jubilaran y recibieran el beneficio de salud para mayores de 65 años en este momento y dejar de cotizar inmediatamente para su retiro.


En este sentido, el Instituto de Políticas Migratorias (MPI) encontró en un estudio previo que el mayor grupo de inmigrantes en el país (3.297.000) tiene entre 25 y 34 años lo que representa el 30 % de indocumentados, seguidos por el grupo de 35 a 44 años (3.077.000) y que representa el 28 % de los que buscan ser legalizados.


Apenas el 7 % de inmigrantes (805.000) tienen más de 55 años, aunque no se ha establecido cuántos años han trabajado estos inmigrantes sin recibir beneficios de sus aportes.


El informe de CIS tampoco muestra el valor de las contribuciones hechas tanto al Seguro Social y al Medicare que han hecho los indocumentados después de la aprobación de la Ley de Reforma y Control de Inmigración (IRCA), que legalizó a cerca de 2,7 millones de indocumentados en 1986.


Añade CIS que “la cuestión de si los inmigrantes ilegales que pagan impuestos ‘merecen’ recibir beneficios es distinta de la cuestión de cuán costoso sería tal cambio de política”.
El informe sería uno de los últimos ataques en contra de los indocumentados por parte de los conservadores mientras varias propuestas para legalizar a los migrantes avanzan en el Congreso.


La semana pasada el fiscal general de Texas, Ken Paxton, arremetió nuevamente contra los indocumentados al asegurar que “descubrió” que supuestamente su estado gasta “involuntariamente” cientos de millones de dólares de los contribuyentes para estos migrantes, a la vez que omitió los aportes que hacen a la economía.


Un reciente estudio del Center for American Progress (CAP) encontró que los trabajadores indocumentados en Estados Unidos y sus hogares pagan 79.700 millones en impuestos federales y 41.000 millones en impuestos estatales y locales.


Además de sus contribuciones fiscales federales, los trabajadores indocumentados también mantienen a flote la red de seguridad social; sus empleadores contribuyen anualmente con impuestos sobre la nómina por un total de 17.000 millones para el Seguro Social y 4.000 millones para Medicare, para los cuales los inmigrantes indocumentados no son elegibles. EFE News
amv/abm

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *