La asesora de la Casa Blanca, responsable de atender los problemas en la frontera con México, Roberta Jacobson, lanzó una declaración que ha causado polémica: el posible pago en efectivo en Centroamérica para reducir la inmigración.

Aunque aclaró que no se enviarían “cheques” a las familias directamente, sí señaló que hay un plan para orientar fondos a los países del Triángulo Norte en la región para incentivar a las personas a quedarse en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Si el programa como tal avanza quizá sea anunciado por la vicepresidenta Kamala Harris, encargada por el presidente Biden, para atender las raíces económicas y seguridad para atender los problemas que motivan a las familias a migrar a EE.UU.

Para lograr su cometido, EE.UU implementaría una asociación con empresas transnacionales, como Walmart, Starbucks y Tigo en el desarrollo de sus planes con la inversión en la región.

Entre otros apoyos destacan:

  • En Guatemala se inauguró un nuevo centro agrícola en el Altiplano Occidental, para ayudar a más de 20,000 pequeños agricultores a mejorar su productividad y calidad de productos.
  • En El Salvador trabajará con pequeñas y medianas empresas locales para crear 10,000 puestos de trabajo para posibles migrantes.

En Honduras se está ampliando la asistencia agrícola para servir a 40,000 hogares de agricultores y brindando capacitación en habilidades laborales a los repatriados.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *