La Oficina de Víctimas de Inmigración y Delitos (VOICE) desató polémica en 2017, luego de su creación por el presidente Donald Trump e informes de que era utilizada por personas en contra de inmigrantes para reportar a indocumentados, no quienes hubiesen cometido un delito.

A pesar de que el gobierno del presidente Joe Biden ha buscado separarse de la política migratoria de su antecesor, la revista TIME adelantó que la administración demócrata mantendrá esa oficina, eso a pesar de que fue parte de una Orden Ejecutiva del mandatario.

“Revocar la orden que creó VOICE fue también una de las primeras decisiones de Joe Biden como presidente, que se tomó pocas horas después de su investidura”, destaca la revista. “Pero casi cuatro meses después… la Administración Biden no ha cerrado la controvertida oficina. Tampoco planea hacerlo“.

El secretario Alejandro Mayorkas, el primer inmigrante latino en liderar el Departamento de Seguridad Nacional, señaló que esa agencia tenía un nombre “terriblemente inapropiado”, por lo que se planea solamente cambiarlo.

Agregó que VOICE seguirá funcionando, para realizar funciones similares a otras agencias de aplicación de la ley, como la Oficina de Servicios a las Víctimas del Departamento de Justicia.

Los esfuerzos de Trump para abonar a su narrativa sobre criminalización de inmigrantes continuó en noviembre del 2020, cuando creó el Día Nacional de la Conmemoración, que se enfoca a recordar a las personas que han sido asesinadas por inmigrantes indocumentados.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *