Organizaciones defensoras de los inmigrantes presentaron una denuncia ante la Oficina del Inspector General y la Oficina de Derechos Civiles y Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en Estados Unidos por “prácticas abusivas, inhumanas y discriminatorias” a las que, aseguran, son sometidos los indocumentados en el Centro de Detención de Stewart.

El Refugio, el Southern Poverty Law Center (SPLC), la Black Alliance for Just Immigration (BAJI) y la Georgia Human Rights Clinic (GHRC) interpusieron la denuncia en nombre de once inmigrantes “médicamente vulnerables” que se encuentran recluidos en la cárcel.

En la queja formal, las organizaciones instaron a las autoridades del DHS, el Departamento de Justicia y el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) a investigar las “violaciones a los derechos civiles y constitucionales” a las que han sido víctimas estos detenidos durante la pandemia por el covid-19.

“La solicitud es clara: primero buscamos que las personas sean tratadas lo más humanamente posible, pero sabemos que durante esta pandemia, ICE y CoreCivic (la corporación que opera la cárcel de Stewart) han sido incapaces de cuidar a estas personas, por lo tanto deben dejarlas en libertad”, dijo a Efe Amílcar Valencia, director de El Refugio.

Valencia dijo que han identificado un patrón de discriminación contra los inmigrantes de color recluidos en ese centro de detención de indocumentados del suroeste de Georgia, uno de los más grandes del país.

Los detenidos nombrados en la denuncia son en su mayoría de raza negra y sufren de condiciones médicas como hipertensión, diabetes y asma.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *