Después de que Gianni Infantino pusiera sobre la mesa la posibilidad de celebrar la Copa del Mundo cada dos años, muchas reacciones se dieron a conocer en todo el planeta futbol. Ahora se dio a conocer la postura de México ante la idea que propuso el presidente de la FIFA.

En mayo pasado, Infantino reconoció que el organismo que dirige lleva tiempo analizando la posibilidad de reducir de cuatro a dos el tiempo entre Mundiales, aunque si el proyecto se lleva a la práctica será con énfasis en lo deportivo más que en lo comercial.

El presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa, aseguró que sería un decisión que se debe analizar por varios aspectos, tanto deportivos como comerciales, pero es algo que no le molesta al futbol mexicano.

De Luisa aceptó que el Mundial cada dos años sería un regalo a los hinchas que verían a las mejores selecciones cada dos años y aceptó que también habría un atractivo económico para todos los participantes.

Los jerarcas del fútbol mexicano han reconocido durante años que la meta en un Mundial es alcanzar los cuartos de final, lo cual significa jugar un quinto partido y México jamás logró. En los últimos siete Mundiales México se clasificó a octavos de finales en todos, pero fue eliminado en la fase de los 16.

Al referirse a la sede del Mundial de 2026, que México compartirá con Estados Unidos y Canadá, Yon de Luisa reveló que México aspira a que la inauguración de la justa sea en el Estadio Azteca, sede de las finales de los Mundiales de 1970 y 1986.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *