Si bien la gran mayoría de los distritos escolares de California perdieron estudiante durante la mayor parte de esta última década, cientos de distritos, en su mayoría pequeños y rurales, han crecido, emergiendo del apogeo de la pandemia con una mayor inscripción.

    La mayoría de los distritos agradecerían un aumento de la inscripción y el aumento de fondos estatales por estudiante que generalmente viene con él. Pero estos distritos en crecimiento se vieron cortos cuando el estado implementó políticas generales de COVID-19 que protegían a los distritos que perdieron la inscripción durante la pandemia.

    “La decisión de mantener a los distritos inofensivos por la disminución de la inscripción provino de una solución bien intencionada”, dijo Peter Birdsall, presidente de la firma de cabildeo Education Advocates. “Incluso en ese momento, se planteó la preocupación de que algunos distritos estaban creciendo. ‘ Mantener inofensivos’ en realidad los lastima”.

    Debido a que las escuelas se financian por estudiante, cuando la asistencia disminuye, también lo hacen los ingresos del distrito también lo hacen los ingresos del. Para el año escolar 2020-21, el estado congeló los fondos para los distritos escolares en los niveles previos a la pandemia. Por lo tanto, los distritos que vieron caer en picado la inscripción y la asistencia durante la pandemia mantuvieron sus niveles de financiamiento. Pero los que crecieron terminaron con menos dinero por estudiante.

    Education Advocates y la Asociación de Distritos Escolares, un grupo de defensa que representa a estos distritos, estiman que 169 distritos escolares, en su mayoría pequeños y rurales, no fueron financiados para todos sus estudiantes el año escolar pasado.  

“Creo que mucha gente mira las estadísticas y dice: ‘¿A dónde van los niños?'”, dijo Nicole Newman, superintendente del Distrito de Escuelas Secundarias de Wheatland Union, a unas 40 millas al norte de Sacramento. “Pero ese no es el caso para todos los distritos escolares”. Y aunque los distritos acortados están pidiendo a la Legislatura que compense la diferencia, los legisladores clave parecen estar divididos: algunos dicen que el estado tiene la obligación de hacer que estos distritos sean completos, pero otros dicen que los distritos deberían olvidarse del pasado y esperar un financiamiento sin precedentes para todas las escuelas de California el próximo año.
   Según un análisis de CalMatters, 189 de los 940 distritos escolares del estado crecieron entre los años escolares 2019-20 y 2020-21. La inscripción combinada en esos distritos es de aproximadamente el 10% de la inscripción total de escuelas públicas de California.

     “Esto nunca ha sucedido en las finanzas de California, donde a un distrito no se le paga por servir a un estudiante”, dijo Tim Taylor, director ejecutivo de la Asociación de Distritos Escolares Pequeños.     “Sé a ciencia cierta que si esto le hubiera sucedido a cualquiera de los grandes distritos, se les habría pagado”.

    Al final del año escolar 2019-20, Wheatland Union High tenía alrededor de 900 estudiantes.  El siguiente año escolar, creció a 932 estudiantes, un aumento del 4%. Mientras tanto, la matrícula en las escuelas públicas en todo el estado disminuyó en un 3% ese primer año de la pandemia.

   El crecimiento entre muchos distritos pequeños reflejó la disponibilidad de viviendas asequibles, dijeron Newman y otros administradores de distritos en todo el estado. Los residentes de las zonas urbanas costeras comenzaron a comprar casas tierra adentro cuando los empleadores cambiaron al trabajo remoto durante la pandemia.

    Parte inferior del formulario

En el condado de San Bernardino, el Distrito Escolar Unificado del Valle de Lucerna no presupuestó el crecimiento en el año escolar 2020-21. El superintendente Peter Livingston dijo que presentó un presupuesto a la oficina de educación de su condado que anticipaba una inscripción estable. Dice que si hubiera presupuestado para el crecimiento, el condado no le habría creído.

   “El condado habría retrasado nuestro presupuesto”, dijo. “Habrían dicho: ‘¿De dónde vienen estos niños?'”

    Pero cuando la inscripción del distrito, excluyendo las escuelas chárter, aumentó en unos 40 estudiantes, el presupuesto del distrito fue corto en $ 460,000, dijo Livingston. En un año típico, el estado generalmente ajusta los fondos para los distritos en crecimiento, pero debido a que los fondos se congelaron a los niveles anteriores a la pandemia, Lucerne Valley Unified nunca recibió el dinero. El distrito de 840 estudiantes tuvo que contratar a cuatro maestros adicionales y pagar sus salarios con fondos de reserva.

    Newman todavía espera obtener los $ 385,000 dólares que su distrito debería haber recibido el año pasado.

    “Tuve que contratar a tres maestros más, y esos maestros tuvieron que recibir un pago cuando no obtuve los fondos para esos estudiantes”, dijo Newman. “En los distritos escolares más pequeños, esa es una cantidad significativa”.

    Newman dijo que tuvo que recurrir al fondo de reserva del distrito para pagar el personal adicional.   En total, Newman estima que a los 169 distritos que crecieron en el último año escolar se les deben $76.7 millones, “una mota de agua en el cubo para California”, dijo.

    “Todo lo que estamos pidiendo son los fondos que no se pagaron durante esa anomalía”. –Shawn Tennenbaum, superintendente del Distrito de Escuelas Secundarias de San Benito en Hollister

    El Distrito de Escuelas Secundarias de San Benito en Hollister, a unas 30 millas al este de la Bahía de Monterey, ganó 160 estudiantes entre los años escolares 2019-20 y 2020-21. Creció en 142 estudiantes adicionales este año. Desde el inicio de la pandemia, la matrícula ha aumentado en casi un 10%.

     El superintendente Shawn Tennenbaum estima que el distrito debería haber recibido alrededor de $ 1.2 millones más en fondos para el año escolar 2020-21.

    “Necesitamos cada dólar que podamos obtener para apoyar a nuestros estudiantes”, dijo. “Todo lo que estamos pidiendo son los fondos que no se pagaron durante esa anomalía”.

  Parte inferior del formulario

Parte superior de la forma

Parte inferior del formulario

Parte superior de la forma

Parte inferior del formulario

Wheatland Union High también ha seguido creciendo. Este año escolar, la matrícula del distrito aumentó en un 14%, a 1,066. El Valle de Lucerna creció en cien estudiantes, o alrededor del 5%.

El problema es un problema de un año: el estado volvió a la normalidad y pagó a los distritos en crecimiento la cantidad total este año, según la inscripción real por estudiante. A pesar de que los fondos escolares alcanzarán otro máximo histórico este año, estos superintendentes todavía dicen que a sus escuelas todavía se les debe por el crecimiento del año pasado.

    “Mi preocupación es que sienta un precedente”, dijo Livingston. “Si no financiamos el crecimiento, no estamos apoyando a los estudiantes”.

    El asambleísta estatal Kevin McCarty, un demócrata de Sacramento que preside el subcomité de finanzas de educación de la Asamblea, dijo que los distritos no deberían esperar que se les reembolse por ningún crecimiento en el último año escolar. En cambio, dijo, deberían centrarse en el “panorama general” de la financiación sin precedentes de las escuelas públicas en camino el próximo año escolar.

    La Oficina del Analista Legislativo estima un aumento del 3.5%, alrededor de $ 4 mil millones más, en fondos garantizados para la educación K-12 el próximo año gracias a los recientes aumentos en los ingresos estatales. McCarty dijo que los distritos se preocupan por las pequeñas cantidades de dólares cuando hay mucho dinero en su camino.

     “Tenemos más fondos para las escuelas de los que hemos tenido en la historia de California”, dijo McCarty. “Si tiene que recurrir a sus reservas durante un año, ese es un pequeño precio a pagar”.

    Pero el asambleísta Patrick O’Donnell, un demócrata de Long Beach que preside el comité de educación, dijo que los distritos que crecieron en inscripción el año pasado “deberían completarse” a través del presupuesto estatal. Dijo que la decisión de financiar las escuelas en función de la asistencia 2019-20 se “tomó a toda prisa” durante los primeros meses de la pandemia.

     “Prestamos más atención a la disminución de la inscripción que a los pocos distritos que han aumentado la inscripción”, dijo O’Donnell. “Aquellos distritos que han aumentado la inscripción merecen un asiento en la mesa”.