Los inmigrantes hispanos con pocos años en Estados Unidos son menos propensos que otros adultos a acudir al médico, según un reporte del Pew Research Center.

El 55% de los inmigrantes que llevan en el país 10 años o menos reconoce haber visitado a un proveedor de atención médica en el último año, en comparación con el 63% de los que llevan entre 11 y 20 años viviendo en EE.UU y el 77% de los que tienen más de 20 años de estancia.

El 58% de los inmigrantes hispanos dice que prefiere ver a un proveedor de atención médica que hable español, por ejemplo.

“Entre los inmigrantes hispanos, aproximadamente la mitad de los cuales en su mayoría hablan y leen en español, el 58 % dice que prefiere un médico u otro proveedor de atención médica que hable español”, se agrega.

Al 34% dice importarle el idioma y el 7% dice que preferiría no ver a alguien que hable en español.

Entre la población hispana en general, no migrante o no, las cifras varían un poco.

El 52% de los adultos hispanos dice que han tenido al menos una experiencia negativa con los proveedores de atención médica, como tener que reclamar el derecho a obtener la atención adecuada.

“La mayoría de los hispanoamericanos (56%) dice que la atención que han recibido más recientemente de médicos u otros proveedores de atención médica ha sido excelente o muy buena”, indica el Pew. “Otro 28% lo describe como bueno y un 14% dice que la atención reciente que recibió ha sido regular o mala”.