Julie Solís acepta acuerdo condicional otorgado por juez.

BAKERSFIELD, CA. – Esta semana pasada, la ex candidata a la asamblea estatal y activista, Julie Solís, apareció en corte para presuntamente programar el empiezo de su juicio, ya que estaba siendo acusada de traspaso en las oficinas del congresista Kevin McCarthy ubicadas en la Empire Drive en Bakersfield.

     El resultado fue increíble, ya que la juez, Gloria Cannon, decidió darle un acuerdo en vez de proceder con un juicio que llamo un desperdicio de recursos y un disparate.

    “No tenían motivos, era solamente un disparate político” dijo Julie Solís a El Popular durante una entrevista. Solís dijo en respuesta a el comunicado de parte de la Procuraduría General de Justicia del Condado de Kern que ella se presentó ante 5 jueces separados, y 14 audiencias, que ella se presentaba en corte para pedir que el principio del juicio me moviera dado a que tenía una cirugía programada y otros procedimientos médicos. Solís agregó que ellos estaban listos para comenzar su juicio este pasado mes de abril del 2022.

Solís fue arrestada el 11 de enero del 2021, después de haber ingresado a las oficinas del congresista Kevin McCarthy Foto: Julie Solís/Instagram

   “Las primeras dos veces que nos presentamos, la procuraduría dijo que ellos no estaban listos y que necesitaban tiempo adicional” comentó Juan Caros Solís, esposo de Julie Solis.

      Solís indicó que en abril ella se presentó ante el juez Michael Bush, pero que él era muy brusco verbalmente y falló de mencionar dos cosas muy importantes: la primera, que el nombre de Solís fue mencionado ese día entre el juez Bush y otros jueces y la segunda fue que, Bush falló de mencionar que su carrera como juez fue endorsada por McCarthy.

     “Al no declarar estas dos fallas, mi abogado empezó a realizar un 170.1 para descalificar a Bush de mi caso y que pusieran a otro juez en su lugar”, dijo Solís a El Popular. “La semana pasada, cuando nos presentamos ante la corte, nos dijeron que el juez Bush no estaba disponible porque tenía otros casos y me asignaron con la juez Cannon”.

    Cannon, quien era el sexto juez en el proceso legal de Solís, supuestamente tenía que programar la primera audiencia del proceso, pero en vez de hacer esto, la juez llamó a todos los participantes (abogados y procuradores) a sus oficinas donde indicó que ella tenía la sentencia preparada y ofreció una desviación jurídica. Solís dijo que su abogado la saco al pasillo y le dijo que el juez quiere desestimar el caso, pero que existen dos condiciones que Solís tiene que hacer:

  1. En los próximos seis meses, Solís no puede acercarse o entrar a las oficinas de Kevin McCarthy en la ciudad de Bakersfield.
  2. Tiene que obedecer las leyes y no volver a ser arrestada durante el tiempo de esta condición.

    Sin embargo, esta condición no fue de mucho placer para los miembros de la procuraduría, en su comunicado, el subprocurador general Joseph Kinzel, dijo que esto es “absurdo”, ya que el juez no quiso escuchar las objeciones de la procuraduría, no quiso escuchar o ver testimonio o evidencia sobre este caso.

   Según un comunicado de prensa de la oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Kern, el 11 de enero de 2021, Julie Solís ingresó a la oficina local del congresista Kevin McCarthy. En ese momento, la oficina estaba cerrada al público como resultado de la pandemia de covid. Las puertas exteriores de la oficina estaban cerradas, pero Solís logró entrar cuando atrapó la puerta antes de que se cerrara después de que un repartidor saliera por la puerta. Cuando entró, a Solís le dijeron que la oficina estaba cerrada, y que no era bienvenida, y que no podía permanecer en la oficina.

   En lugar de obedecer la solicitud legal de abandonar la propiedad, Solís se quedó y transmitió en vivo su presencia dentro de la oficina. Durante la transmisión en vivo, Solís permaneció en el vestíbulo y rechazó múltiples solicitudes para irse. El Departamento de Policía de Bakersfield fue notificado del incidente en curso y los oficiales llegaron para abordar la continua violación de allanamiento de morada. A pesar de la presencia continua de Solís en una violación obvia y continua de las leyes de allanamiento de morada, los oficiales y el personal le dieron a Solís la oportunidad de escribir un formulario de “comentario” que Solís afirmó que estaba allí para completar. En lugar de completar un formulario, Solís optó por continuar transmitiendo a lo que ella estimó que eran quince personas que esperaba que se presentaran a la oficina con ella. Ella alentó a otros a unirse a ella, aunque pocos llegaron, proporcionando la dirección de la oficina y declarando su intención de “sentarse aquí hasta que hable con Kevin McCarthy”. El congresista no estaba presente en la oficina, un hecho que ya se le había dicho a Solís.

   Solís continuó negándose a irse, y se hizo evidente que no tenía intención de completar un “comentario” como había solicitado durante su allanamiento de morada, y pasó su tiempo sosteniendo su teléfono y comentando a quien estuviera escuchando su transmisión en vivo. Solo después de pasar 15 minutos y afirmar que quería “escribir un libro”, gritando y regañando a todos los presentes, Solís finalmente fue arrestado por allanamiento de morada. En total, Solís permaneció en la oficina durante más de 45 minutos, se le dijo repetidamente que estaba invadiendo y no era bienvenida antes de que finalmente fuera arrestada por traspasar.

   “Cuando alguien causa el problema de ponerse en video realmente violando las leyes de traspaso por un truco político, ellos deben de enfrentarse a las consecuencias”, dijo el subprocurador Joseph Kinzel. Al mismo tiempo, Kinzel notó que el mismo juez, en los dos últimos meses, ha dejado que dos acusados en casos separados de homicidio vehicular no sean procesados porque les dio ofertas condicionales.

   Solís fue arrestada por agentes del Departamento de Policía, que fueron tan bruscos que al momento de ser arrestada le dañaron su brazo, en el cual debió tener cirugía. Los oficiales nunca tuvieron paciencia con ella, fueron bruscos, ofensivos y ejercitaron fuerza excesiva en su contra. Solís no tiene antecedentes penales, solo ejercitaba su derecho constitucional bajo la Primera Enmienda de la Constitución.

   Solís dijo a El Popular durante una entrevista que piensa hacer una celebración el 6 de enero del 2023, una vez que sus cargos sean desestimados oficialmente. La celebración tomará lugar enfrente de la Campana de la Libertad que queda enfrente de la Corte Suprema del Condado de Kern.

   La abogada defensora de Solís, Zunaira Kerr, dijo en una entrevista que “Similar a la señora Solís, no importando de sus antecedentes políticos, nosotros creemos que todos debemos de tener el derecho de ejercitar nuestros derechos bajo a primera enmienda (de la constitución americana)”.