Los inmigrantes mexicanos sirvieron de un apoyo mayor para sus familias en México durante la pandemia, lo cual derivó en un incremento de remesas entre 2020 y 2021, según un reciente reporte.

“Los receptores de remesas en su conjunto necesitaron un mayor apoyo de sus familiares migrantes en Estados Unidos“, indica el informe del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA) y el Foro de Remesas de América Latina y El Caribe.

El reporte agrega que el motivo de esa necesidad de mayores recursos ocurrió por el impacto al ingreso durante la pandemia de COVID-19 entre los mexicanos, aunado a gastos “sorpresa”, como en salud y servicios funerarios.

Según el reporte, para el 28.5 de las familias que reciben remesas, esos fondos son la principal fuente de ingresos; el 32 por ciento reconoce que es fundamental para su economía, pero no es el central, mientras el 31 por ciento indica que el impacto es “poco”.

Un alto porcentaje de las familias que reciben remesas de EE.UU. reportaron problemas económicos por la pandemia:

55.9% de los receptores de remesas registró afectación económica
50% enfrentó una reducción del ingreso en el trabajo
21.9% reportó que alguien de su familia perdió el empleo
24%
 tuvo gastos de salud o funerarios