OAKLAND, California. — En las últimas semanas, PG&E ha recibido docenas de reportes sobre una estafa emergente: impostores de servicios públicos que exigen el pago inmediato de un depósito de SmartMeter para evitar la desconexión. Ante el alarmante aumento en intentos de fraude dirigidos a clientes de los servicios públicos, Pacific Gas and Electric Company (PG&E) quiere ayudar a sus clientes a reconocer las señales de una estafa, para que puedan evitar convertirse en víctimas.

En esta última campaña de estafa, los estafadores se comunican con los clientes, tanto por correo electrónico como por teléfono, diciéndoles falsamente que su medidor de servicios públicos debe ser reemplazado y que se requiere el pago inmediato de un depósito para evitar la desconexión.

“Los estafadores cambian constantemente sus tácticas para dirigirse a víctimas desprevenidas, y esta última campaña de estafa es un ejemplo más. Recuerde que si recibe una llamada de alguien que dice representar a PG&E y que amenaza con la desconexión si no hace un pago inmediato, simplemente cuelgue y llame a PG&E al 1-833-500-SCAM o inicie sesión en su cuenta de PGE.com para confirmar los detalles y el saldo de su cuenta. PG&E nunca le pedirá su información financiera por teléfono o por correo electrónico, ni solicitará pagos a través de tarjetas de débito prepagadas u otros servicios de pago, como Zelle”, señaló Chris Zenner, vicepresidente regional del Área de la Bahía de PG&E.

Esta tendencia está al alza, pero es solo una parte del aumento en denuncias de estafa que hemos visto en PG&E durante el 2022. En lo que va del año, PG&E ha recibido más de 7200 denuncias de clientes que fueron blanco de estafadores que se hicieron pasar por la empresa, lo que representa un drástico aumento con respecto al 2021, cuando hubo poco más de 11,000 denuncias en todo el año. En el 2021, los clientes de PG&E perdieron más de $600,000 a causa de estafadores. Las personas que llaman afirmando representar a PG&E y que solicitan el pago a través de una tarjeta de débito prepagada o de un servicio de pago como Zelle deberían ser una señal de advertencia para los clientes.

Los estafadores son oportunistas y buscan momentos en los que los clientes pueden estar distraídos o estresados, que es lo que ocurrió durante la pandemia de COVID-19. En esos tiempos los estafadores aumentaron las llamadas, los mensajes de texto y los correos electrónicos, así como ciertas tácticas en persona, y constantemente se comunicaban con los clientes de servicios públicos solicitando un pago inmediato para evitar la desconexión del servicio. Como recordatorio, PG&E nunca notificará a un cliente una hora antes de la interrupción del servicio, y nunca le pedirá al cliente hacer un pago con una tarjeta de débito prepagada, una tarjeta de regalo, o cualquier forma de criptomoneda o aplicaciones móviles de pago digital de terceros.

Los estafadores pueden ser persuasivos, y a menudo se dirigen a los más vulnerables, como a personas mayores y a comunidades de bajos ingresos. También dirigen sus estafas a los propietarios de pequeñas empresas durante las horas de mayor afluencia de clientes. Sin embargo, con la información correcta, los clientes pueden aprender a detectar y denunciar estas estafas predatorias.

Señales de una posible estafa

  • Amenaza de desconexión: Los estafadores pueden exigir agresivamente el pago inmediato de una supuesta factura vencida.
  • Solicitud de pago inmediato: Los estafadores pueden indicar al cliente que adquiera una tarjeta prepagada y que luego les devuelva la llamada, supuestamente para hacer el pago de una factura.
  • Solicitud de tarjeta prepagada: Cuando el cliente devuelve la llamada, el estafador le pide al cliente el número de la tarjeta prepagada, dándole acceso inmediato a los fondos de la tarjeta.
  • Ofertas de reembolso o descuento: Los estafadores pueden decir que su compañía de servicios públicos le facturó en exceso y le debe un reembolso, o que tiene derecho a un descuento.

Cómo puede protegerse el cliente

El cliente nunca debe comprar una tarjeta prepagada para evitar la desconexión o el corte del servicio. PG&E no especifica la forma en que los clientes deben pagar sus facturas, y ofrece una variedad de formas de pago de facturas, incluyendo los pagos en línea, por teléfono, giro bancario automático, correo postal o en persona.

Si un estafador amenaza con la desconexión inmediata o el corte del servicio sin previo aviso, el cliente debe colgar el teléfono, borrar el correo electrónico o cerrar la puerta. Los clientes con cuentas atrasadas reciben una notificación anticipada de desconexión, generalmente por correo postal e incluida en su factura mensual regular.

Inscribirse para obtener una cuenta en línea en pge.com es otra protección. Iniciar sesión no solo permite a los clientes verificar su saldo y su historial de pagos; también podrán inscribirse a pagos recurrentes, a la facturación electrónica y a útiles alertas.

Estafadores que se hacen pasar por números de teléfono de confianza: Los estafadores ya pueden crear números 800 aparentemente auténticos que aparecen en la pantalla de su teléfono. Sin embargo, los números no conducen a PG&E si se devuelve la llamada, así que, si tiene dudas, cuelgue y llame a PG&E al 1-833-500-SCAM. Si los clientes llegan a sentir que están en peligro físico, deben llamar al 911.

Los clientes que sospechan que han sido víctimas de fraude, o que se sienten amenazados durante

el contacto con uno de estos estafadores, deben comunicarse con las autoridades policiales locales.

Para más información sobre las estafas, visite pge.com/scams.