El contubernio de corrupción entre un “coyote” mexicano y un agente de la Patrulla Fronteriza incluía el pago de miles de dólares al oficial Carlos Passapera, quien dejaba pasar a inmigrantes indocumentados en la frontera.

Luis Alfredo Quintero-González, de 36 años, originario de México, se declaró culpable el pasado 11 de agosto de conspiración para cometer soborno y contrabando de extranjeros, indican documentos del Departamento de Justicia.

Su sentencia está programada para el 25 de octubre de 2022 ante la jueza de distrito de los Estados Unidos, Jennifer G. Zipps.

Sin embargo, Quintero-González no actuó solo, ya que evidencia recopilada durante la investigación estableció que pagó hasta $64,000 dólares al oficial migratorio Passapera, con quien coordinaba el cruce de inmigrantes.

“Mientras trabajaba como agente de USBP [Patrulla Fronteriza], Passapera recibía comunicaciones de Quintero-González y luego recogía a los no ciudadanos indocumentados a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México cerca de Lukeville, Arizona”, indica el reporte judicial.

Passapera tenía como objetivo pasar de contrabando a las personas a través de los puntos de control de la Patrulla Fronteriza. El agente luego entregaría a las personas en un punto en Phoenix.

Ambos implicados enfrentan procesos judiciales por separado, pero el Departamento de Justicia indica que una condena por conspiración para cometer soborno y contrabando de extranjeros conlleva una pena máxima de cinco años de prisión y una multa de $250,000 dólares.