Si bien los jueces han cerrado 375,000 casos de deportación de inmigrantes, una de cada seis decisiones se debieron a errores administrativos de agencias migratorias al momento de la Notificación de Comparencia (NTA, en inglés), lo que complica la situación de los no ciudadanos.

“Durante los primeros once meses del año fiscal 2022, los jueces de inmigración cerraron más de 375,000 casos, un récord histórico”, indica la organización. “Si el ritmo continúa, los cierres deberían superar los 400,000 para finales del año fiscal“.

Eso significa casi tres veces más casos cerrados que el año pasado, y un 50 por ciento más que el máximo anterior en el año fiscal 2019 durante la administración del Gobierno del Donald Trump.

El cierre administrativo de un caso puede ser benéfico para un inmigrante, pues significa que no será objeto inmediato de deportación por agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), pero los datos del Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) de la Universidad de Syracuse, advierten el problema para los inmigrantes cuya situación no fue atendida por un juez por falta de un NTA.

“Un componente preocupante de este aumento en las disposiciones judiciales ha sido el salto en el número de casos que se desestimaron de inmediato porque el DHS [Departamento de Seguridad Nacional] no presentó la documentación requerida ante el Tribunal“, indica el reporte de TRAC.