Washington (PulsoGlobalNews). A medida que se acerca el esperado día de las elecciones, los candidatos buscan y redoblan sus esfuerzos para obtener el codiciado voto latino que podría hacer una diferencia el 8 de noviembre.

En estados clave como Nevada, Florida, Virginia, Colorado, Filadelfia, entre otros, el sufragio de esta comunidad podría ser concluyente no solo para las elecciones presidenciales sino también las del Congreso, este año también se vota por representantes a la Cámara y al Senado.  

Según un reciente estudio del Centro de Investigaciones Pew, aproximadamente la mitad de los latinos registrados para votar, un 54 por ciento aseguran que el partido demócrata se preocupa más por los intereses de este grupo étnico que el partido republicano.

   

Los comentarios del candidato Donald Trump han tenido resonancia entre aquellos registrados, el estudio asegura que el 75 por ciento de estos han comentado o hablado sobre el candidato y sus comentarios.    

Según las últimas encuestas realizadas por CNN y ORC con intención de voto muestran una diferencia de 5 puntos entre los candidatos. Clinton 49% y Trump 44%. Es por eso que los expertos advierten de la importancia del voto hispano. Existen 27 millones de latinos que podrían votar en el país.

Trump, no cree en las encuestas y está seguro que ganará.  “Yo en realidad creo que vamos ganando. Estamos arriba en Ohio, en Iowa. Vamos muy bien en Carolina del Norte. Creo que vamos muy bien en Florida”.

Mientras tanto Hillary Clinton contraataca y busca escurrir el tema de las mujeres que han denunciado a Trump y hace un llamado a votar.  

“Yo creo que esta elección se va a decidir por quien está motivado para votar. Así que los necesitamos a todos, si creen que nuestro futuro está en juego”, dijo Hillary.

Si bien a los hispanos que son ciudadanos les interesa otros temas como la salud, la economía, el empleo, la inmigración sigue siendo un tema importante a la hora de votar debido a la cercanía que podrían tener con un familiar, amigo o conocido que es indocumentado.

Trump ha repetido varias veces su política de inmigración: deportar a 11 millones de indocumentados además que cancelaria las ordenes ejecutivas del presidente Obama, es decir DACA, orden que permite que jóvenes que fueron traídos a EE.UU. puedan votar.  Trump buscaría construir un muro para impedir la entrada de indocumentados y también de narcotraficantes.

Clinton por su parte busca la legalización de los indocumentados y deportar a quienes tienen antecedentes criminales.

Pero el futuro de los indocumentados en EE.UU. no solo dependerá también del nuevo presidente sino también del Congreso. Habrá elecciones para los miembros de la Cámara, que se eligen cada dos años, 435 escaños, y en el Senado se elegirán 34 de 100 senadores en total.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *