Familia, Fiscal y Comisario se unen para fomentar al elector el reparo, no el término de la pena de muerte en California

BAKERSFIELD, CA – Justo a las afueras de la Corte Suprema del Condado de Kern, la esposa de una víctima, la Fiscal Lisa Green, y el Comisario del Condado de Kern, Donny Youngblood, llevaron a cabo una conferencia de prensa sobre las dos proposiciones que llegan a California este 8 de Noviembre que posiblemente terminen o dejen la pena de muerte en este estado.

Durante su discurso de apertura, Lisa Green introdujo a la señora Gwendolyn Turner, viuda de Levon Vines, quien habló del asesinado brutal de su esposo durante el Día del Trabajo en el 2010, al ser ejecutado con tres balazos detrás de la cabeza y con otros tres en la cara dejándolo por muerto en un lote baldío.

El asesino, un señor de 43 años de raza afroamericana llamado Erran Lane West, que en ese entonces era miembro activo de la pandilla criminal “East Side Crip”. West no solamente asesinó a Vine en sangre fría, sino que también asesinó a una mujer utilizando el mismo modo que utilizó con Vine.

West fue sentenciado a muerte en el 2014 por la ejecución de Vine y Ernestine Trejo.

En parte de su discurso, la señora Turner dijo que la Proposición 62 dejaría que personas como West no serían castigadas, sino que pasarían el resto de su vida en cadena perpetua. West no solamente dejo a una mujer viuda, sino que también dejo a dos niños sin padre, sin un amigo, maestro y consejero; y mientras él está en la comodidad de su celda, escribiéndole a su familia, recibiendo visitas de ellos, viendo la televisión, ellos no pueden hablar con su padre o esposo, ni siquiera saben dónde se encuentra la su tumba, ya que ella no pudo comprarle su fosa y él se encuentra enterrado en una fosa común.

Turner le pide a los electores del condado a que no apoyen la proposición 62, si no que apoyen la proposición 66, la que mantiene la pena de muerte en California.

La Proposición 62 repela la pena de muerte en el estado de California, y la reemplaza con cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional que sería el castigo máximo por cometer el acto homicida. Esta proposición es retroactiva a cualquier prisionero que ya esté esperando la pena de muerte y tomará efecto el mismo día en que se vuelva ley; al mismo tiempo requiere que los prisioneros que estén sentenciados a cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional, a que trabajen y que paguen una restitución a las familias de sus víctimas que sería incrementada al 60%.

La Proposición 66 mantiene la pena de muerte en California, cambia procedimientos en este castigo para aumentar la velocidad en el proceso de apelación al poner a las cortes menores a cargo de las peticiones que van en contra de la pena de muerte, así estableciendo un tiempo de revisión, y requiriendo que los abogados trabajen en estos casos. Además estipula que todo se pone en efecto tan pronto se vuelva ley y autoriza inmediatamente el traslado de los reos en pena de muerte entre los reclusorios californianos. También requeriría que los reos trabajen en la prisión para poder pagar restitución a los familiares de las víctimas, la cual subiría al 70%.

Ahora en día existen 746 reos esperando la pena de muerte en los reclusorios californianos. Los condenados a muerte han cometido el acto homicida más de 1,000 veces, los cuales incluyen 226 niños y 43 oficiales de la ley, y además, 294 víctimas también fueron violentamente violadas y torturadas.

Ya es hora de que California repare su proceso de pena de muerte, para que trabaje para obtener la anhelada justicia que esperan los padres y familiares de sus víctimas.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *