BAKERSFIELD, CA – El pasado miércoles, 19 de marzo, al pie del Ayuntamiento de esta ciudad, se llevó a cabo una manifestación apoyando al programa de Energía Limpia Evaluada a la Propiedad, o PACE como se le conoce en inglés.

     Durante esta manifestación se juntaron varios contratistas, trabajadores y pequeñas empresas que apoyan el programa y que pueden llegar a tener graves consecuencias si es que el Ayuntamiento vota en su contra la semana que entra.

      Como parte del mensaje que dirigieron hacia el Ayuntamiento, indicaron que, si votaban en contra de este programa, 500 trabajos podrían perderse solamente en la zona metropolitana de Bakersfield. Al darle al consumidor una nueva opción, y al expandir el acceso al financiamiento de la eficiencia en el consumo de energía, la conservación de agua y las mejoras de energía limpia, han mejorado la actividad del mejoramiento de las viviendas en Bakersfield.

     Ese impulso ha permitido que las empresas de mejoras para el hogar prosperen, amplíen sus nóminas y contraten y entrenen a nuevos trabajadores; en turno, mejorando la economía familiar y de la ciudad.

     Paul Mince, un instalador con la compañía Northwest Exteriors dijo que “después de me dejaron ir de los campos petroleros, me levante y me fui a trabajar en la construcción. Hoy en día, me gusta lo que hago, ayudar a la gente a mejorar sus casas”. Mince exclamó que él no entiende porque la ciudad quiere eliminar este programa, ya que buenos trabajos son necesarios y que al eliminar este programa es como herirse a uno mismo.

     Desde que empezó el programa, un total de 2000 propietarios han utilizado el programa PACE para mejorar sus casas. Esto ha elevado el comercio del mejoramiento de hogares  y la economía al inyectar unos $58 millones de dólares en la economía local que ha creado 500 trabajos en solamente esta industria.

     “Este programa es una gran oportunidad para el propietario para obtener mejores productos que les puede ahorrar en energía y agua, cuando no pueden calificar por los medios normales”, dijo Ben Domínguez, dueño de Oasis Air Conditioning. “Los agentes de Bienes Raíces quieren bloquear este programa porque aparentemente no están vendiendo casas”, agregó Domínguez.

      Entre la industria PACE y la legislatura californiana se ha mejorado las garantías de protección al consumidor. En el 2017, la ley AB2693, tomó efecto, requiriendo que “Sepa antes de que deba”, que es un programa de divulgaciones de hipotecas que da el derecho de cancelar la transacción en tres días.

     Este año, la legislatura californiana está tomando en cuenta una nueva ley, SB 242, la cual requeriría que PACE proviera el 100 por ciento de financiamiento de los costos principales en las mejorías de hogares, con tasas de interés fijas y términos flexibles. Así mismo, el propietario paga la deuda por medio de una línea adicional en sus impuestos, que sirve como protección al consumidor. Además, PACENation, una organización sin fines de lucro que promueve el financiamiento de PACE, recientemente actualizó sus políticas nacionales de protección al consumidor. Las nuevas políticas requieren que los proveedores del PACE ayuden a los propietarios con problemas posteriores al proyecto y desarrollen programas para ayudarles si es que experimentan con dificultades financieras inesperadas.

     Si el Ayuntamiento niega el programa PACE en Bakersfield, los beneficios económicos y de protección al consumidor se van a perder.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *