FRESNO, CA – RAYMOND ARTHUR GENTILE, 56, de Las Vegas, Nevada, fue sentenciado a cinco años de formal prisión por el juez de distrito Dale A Drozd, por conspirar para la fabricación, distribución y posesión con el intento de vender marihuana, producir marihuana con el intento a distribuir, y dos cargos de hacer declaraciones falsas durante la transacción de compra de armas de fuego, anunció el fiscal federal Philip A Talbert.

     De acuerdo con la evidencia proporcionada durante el juicio el pasado mes de julio del 2016, del 2009 al 2012, Gentile era el dueño y operador de ANP, un dispensario de marihuana en Bakersfield. Cuando agentes federales sirvieron una orden de cateo federal, decomisaron 170 plantas de marihuana, más de 240 libras de marihuana procesada, más de $68,000 en efectivo y una escopeta cargada.

     Testimonio hecho durante su juicio, estableció que Gentile ganó entre $25,000 y $30,000 al mes. Agentes encontraron plantas de marihuana en dos cuartos del dispensario utilizados como cuartos de crecimiento junto con recibos de transacciones que indican de 40 a 50 ventas de marihuana a clientes por día. Además, la evidencia mostró que Gentile hizo declaraciones falsas en un formulario, ATF 4473. Durante la compra de dos pistolas Glock. Una de las pistolas fue decomisada en la tienda durante el cateo del local.

     Bajo ley federal, la marihuana es una sustancia controlada sin tener ningún propósito médico legítimo. La Ciudad de Bakersfield, donde Gentile tenía su tienda localizada, ha prohibido la operación de dispensarios de marihuana entre los límites de la ciudad.

     Antes de ser sentenciado, el juez Drozd encontró que bajo la ley de California, Gentile estaba en violación.

     Este caso fue el producto de una investigación hecha por la Administración de Control de Drogas (DEA) con ayuda de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, la Patrulla de Caminos, el Departamento de Policía de Bakersfield.

     Las procuradoras Karen A.Escobar y Melanie L. Alsworth procesaron el caso.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *