BAKERSFIELD, CA – El perdió dos años de su vida detrás de las rejas en la cárcel del Condado de Kern, en junio del 2017 Jesús Flores fue liberado después de que la evidencia que lo acusaba fuese destruida por los expertos en abuso infantil, explícitamente en los expertos sobre el Síndrome del Bebé Sacudido.

La historia de este problema empezó el 21 de mayo del 2015 cuando Flores, en ese entonces de 19 años de edad, vivía con su novia, Sara Guzmán, 18 en la casa de los padres de ella. Juntos tuvieron a un hijo varón de nombre Mason, quien sufrió un gran episodio médico y dejó de respirar.  Flores, estando solo en la casa con el niño trató de hacer lo posible para revivirlo, incluyendo llamar al 911, quien le dio instrucciones de cómo establecer la vía respiratoria y ejercitar los procedimientos de salvación.

Una vez que llegaron los socorristas, el niño y el padre fueron llevados al Hospital Memorial de Bakersfield donde el niño había sido diagnosticado con una hemorragia cerebral y trasladado al Hospital Infantil de Madera.

Gracias al Señor, el niño sobrevivió. Pero Flores todavía no estaba fuera de la sospecha de haber abusado a su hijo, ¡NO! Investigadores del Departamento de Policía lo arrestaron y lo vincularon de abuso infantil, que es un cargo mayor.

Pero eso no fue lo peor de todo. Flores fue encarcelado y su juicio se demorado por dos años, perdiendo así la libertad, trabajo, ingresos, familia y sobre todo, su hijo.  En el transcurso de su encarcelamiento, Flores fue destituido de sus derechos como padre, por medio del Servicio de Protección Infantil (CPS), y Sara, la madre del niño, no pudo retener la custodia del niño porque ella se negó a ir en contra de Flores diciendo en una entrevista con el Bakersfield Californian “Ellos me dijeron que la única cosa que no me dejaba retener la custodia de Mason es que yo estaba a favor de Jessie (Jesús)”, Ella agregó que CPS le dijo que para que ella pudiera retener custodia, pero tendría que estar en contra de él. “Pero eso no era bien. Yo sabía que no era esa clase de hombre, él nunca lastimaría a su bebé”.

Ahora, Mason está pasando por el proceso a ser adoptado. CPS le ha dicho a Guzmán que no hay esperanza alguna de volver a tener custodia del pequeño.

Ahora, ya libre, Flores junto con su abogado David Faulkner y con el abogado Thomas C. Seabaugh, un abogado de la ciudad de Los Ángeles, que se especializa en casos de derechos civiles, anunció el pasado lunes, 16 de octubre que ha levantado un acta en la corte federal demandando a la Ciudad de Bakersfield, al Detective Joseph Galland y a 10 entidades más por la violación a los derechos civiles de Jesús Flores.

En su demanda en contra de la Ciudad de Bakersfield, Flores busca compensación monetaria por tres violaciones a sus derechos civiles. El primero siendo la depravación de sus derechos civiles al violar las enmiendas número cuatro, cinco y catorce de la constitución; la segunda siendo la interferencia en una relación familiar, diciendo que los actos de varios de los acusados depravaron a Flores de ciertos derechos bajo la Constitución de los EEUU, en particular, la violación del derecho de disfrutar de una relación cercana con su hijo; y finalmente la responsabilidad municipal va directamente hacia la Ciudad de Bakersfield por la falta de supervisión que existe en este caso de los acusados y de sus acciones sabiendo muy bien que la evidencia en este caso no era concreta.

No se sabe si sus derechos como padre serán restaurados a medida que se le declaró inocente de los cargos. La adopción de Mason no se detendrá, pero la lucha ha comenzado. “Ahora que estoy libre, es hora de salir adelante y tratar de olvidarme de esta pesadilla”, dijo Flores.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *