BAKERSFIELD, CA –  Una persona perdió la vida por su propia mano el pasado lunes, 16 de octubre al descubrir que elementos del Equipo de Vicios del corporativo municipal habían entrado al negocio que aparentemente operaba.

     Bajo una orden de cateo presentada a los empleados del dispensario Green Moon, ubicado en el 131 de la carretera Golden State, un hombre, que aún no ha sido identificado se atrincheró en una oficina que estaba en la parte posterior del negocio. Cuando oficiales trataron de hablar con él para que abriera la puerta, se oyó el sonido de un disparo.  Inmediatamente elementos llamaron a la movilización del Equipo de Tácticas y Armas Especiales (SWAT siglas en inglés) quienes movilizándose rápidamente llegaron al lugar y en segundos sacaron los barrotes de una de las ventanas del negocio, descubriendo en si el cuerpo sin vida de un hombre adulto que se había disparado en la parte superior de su torso.

      El nombre del occiso se develará por medio del Servicio Médico Forense.

      Este operativo no fue el único que sucedió ese día, durante el 16 y 17 de octubre, el departamento de policía dio a servir un total de diez órdenes de cateo en varios dispensarios ubicados dentro de la ciudad de Bakersfield. Dispensarios son ilegales dentro de los límites de la ciudad y todos los dispensarios cateados han sido avisados previamente de su estado ilegal por medio de la Oficina del Abogado de la Ciudad; sin embargo, muchos de ellos se reúsan a cerrar sus puertas. Por eso mismo, el Departamento de Policía continua y continuará haciendo operativos de cateo.

      Como resultado de este masivo esfuerzo, elementos decomisaron una cantidad enorme de marihuana, 15 gramos de cocaína, 4 armas de fuego y $20,866 en efectivo.  Durante los operativos, oficiales pudieron confirmar que varios dispensarios estaban robando la electricidad de sus vecinos.      En total, se hicieron 6 arrestos por cargos mayores y 14 arrestos por cargos menores. Al mismo tiempo, oficiales del Departamento de Cumplimiento de Códigos, inspeccionaron los locales encontrando varias violaciones estructurales y clasificándolas como peligrosas para su uso. Cada una de estas estructuras fue clausurada y sellada por las autoridades.

     Este operativo fue un esfuerzo coordinado por el Departamento de Policía de Bakersfield, la Oficina del Abogado de la Ciudad, el Departamento de Cumplimiento de Códigos, el Departamento de Bomberos del Ayuntamiento de Bakersfield, la Oficina del Comisario del Condado de Kern y por la Procuraduría del Condado de Kern.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *