El merenguero puertorriqueño Elvis Crespo, con más de 25 años de experiencia conquistando el género caribeño con éxitos como “Suavemente”, cuenta en conversación que enfrenta sus inquietudes musicales arriesgándose a explorar otros ritmos, como la electrónica por sus sonidos orgánicos.

Este representante de la música caribeña de 46 años experimenta con la electrónica al promocionar los sencillos “Azukita”, que hizo junto a Steve Aoki, el reguetonero boricua Daddy Yankee y el dúo latinoamericano de rap Play-N-Skillz, y “Bailar” con el DJ de origen mexicano Deorro.

A preguntas sobre qué es lo que le cautiva de la música electrónica, Crespo admitió que es por “su cultura de producción”, pues según dijo, los djs “se dejan llevar mucho por los sonidos orgánicos”, como incluir en sus temas el ruido que provoca un taladro.

“Eso le da personalidad a lo que hacen. Es una cultura muy real, muy genuina. Me he vinculado a un movimiento mundial y actual”, afirmó Crespo sobre su nuevo interés musical.

“Tengo la libertad creativa de manifestar mis inquietudes, creo en lo que hago, corro riesgos y soy inmune al fracaso. Si no funciona, reflexiono y sigo adelante. No me asustan los riesgos”, aseguró Crespo.

Esos riesgos musicales Crespo también los plasmó en su disco más reciente, “Diomedizao”, un homenaje al fallecido cantante colombiano Diomedes Díaz y que ahora promociona en Puerto Rico.

El álbum incluye ocho canciones adaptadas del vallenato y la cumbia hechas al ritmo de merengue.

Según Crespo, él y Díaz tienen “muchas cosas en común”, como el que ambos se criaron en una familia de bajos recursos económicos y fueron rechazados por agrupaciones por sus timbres de voz.

“Amo esta voz nasal. No tengo que decir que es Elvis Crespo el que está cantando. Abro la voz y ya la gente sabe que soy yo”, aseveró el intérprete boricua sobre su peculiar voz “chillona”, que le ha dado tanto éxito a través de su carrera, que arrancó a sus 15 años.

“Desde pequeño la tarima me cautivó y me sentí cómodo en ella”, afirmó Crespo, quien comenzó a conocerse a principios de la década del 90, cuando se unió a la orquesta Grupo Manía, con la cual grabó tres discos: “Explotó el bombazo”, “Dance Manía” y “Está de moda”.

“Grupo Manía fue la plataforma que realmente me llevó al otro nivel. Tengo que admitir y agradecer eso a Banchy Serrano. Él fue quien me convirtió en figura”, destacó Crespo sobre uno de los miembros originales de la agrupación.

Estando con Grupo Manía, Crespo se distinguió como compositor de algunos temas, como “Linda eh” y “Tu sonrisa”, y por utilizar frases capciosas como “¡Eh la cosa!” y “Pequeña, échate pa’ acá”, como una manera de cautivar más a sus seguidores, quienes fueron los que le recomendaron que tomara su carrera como solista.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *