BAKERSFIELD, CA – En una ronda de prensa que se llevó a cabo en el Centro Educativo Hans Einstein del Departamento de Salubridad Pública, se anunció el comienzo de un nuevo programa que ayudará a bajar el desperdicio de productos alimenticios y ayudará a alimentar a personas que no tienen lo suficiente para comer cada día.

         Este programa, cuyo nombre es “Desecha el Hambre, No la Comida” es la innovadora idea del Departamento de Salubridad donde se recoge la comida de restaurantes, mercados y escuelas participantes que de otro modo se desperdiciarían. Esta comida se distribuiría a las personas que la necesitan.

        Matt Constantine, director del Departamento de Salubridad Pública del Condado de Kern inició el evento diciendo que Bakersfield ocupa el primer lugar en la nación con la mayoría de las personas en el área metropolitana a las cuales no les alcanza a comprar la comida que necesitan. Constantine indicó que esto es realmente una vergüenza, ya que el Condado de Kern es uno de los condados más fértiles y uno de los condados que más comida producen.

         “Todos los días, aproximadamente 116,000 personas en el Condado de Kern no saben de donde vendrá su próxima comida”, comentó Constantine al grupo de reporteros.  “1 de cada 4 niños en el condado se acuesta con hambre todas las noches”, agregó.

       Constantine dijo que cuando obtuvo esta idea de uno de sus empleados, él se la presentó a un grupo de empresarios que incluyen a Maria Coward, dueña de La Costa Mariscos y Ralph Frugugliett, dueño de Frugatti’s en Bakersfield y Giovanni’s en Shafter. La idea fue un tremendo éxito con ellos y quisieron ser los primeros en participar.

       Una vez con estos empresarios a bordo, se necesitaban personas para hacer el trabajo, ahí es cuando Louis Gill, presidente del Albergue para Personas sin Vivienda de Bakersfield vino a ayudar. Gill junto con Constantine se comunicaron con Kristen Webber de Kaiser para ver si existía la posibilidad de que Kaiser les ayudara a contratar a varias personas del albergue para que fuesen entrenadas y trabajaran en el programa. La propuesta fue todo un éxito, y ahora Kaiser ha dado una subvención que ayudará a contratar a varias personas para que trabajen en este programa.

      Aparte de todo, Salubridad ha obtenido una subvención de parte del Estado de California de aproximadamente $191,000 para la compra de tres camiones refrigerados que serán utilizados para el transporte y repartición de los alimentos obtenidos de los restaurantes, escuelas y mercados participantes.  Para mantener la salubridad de la comida, Constantine dijo que Amy Ruthledge y su equipo, que incluye inspectores, mantendrán los mismos estándares que se pide de la empresa restaurantera, que incluye el manejo de alimentos y su propio congelamiento y recalentamiento.

      “A mi me mata, me duele el corazón saber que hay tanta gente que no tiene ni que comer”, dijo Maria Coward, propietaria del restaurante La Costa Mariscos. “Para alguien que ha estado en esta situación, es algo que me llega de golpe en el corazón, a mi me encanto la idea de poder ayudar a alguien que no tiene la fortuna de que comer”, agregó

         En los Estados Unidos, el 40 por ciento de toda la comida producida se desperdicia. Este desperdicio consume el 21 por ciento del agua fresca, el 18 por ciento de las tierras de cultivo y el 21 por ciento del volumen de los basureros municipales.

         “Sabiendo que tiramos tanta comida que alguien la puede utilizar, por eso animo a mis compañeros dueños de restaurantes a que se incorporen a este programa para ser un granito de arena para ayudar a la comunidad”.

        Coward dijo que en tiempos pasados era ilegal regalar la comida a empleados o a otras personas, pero con este programa los restauranteros están protegidos.

        Si quiere obtener más información sobre este programa o tiene un restaurante, mercado y desea participar.  Visite www.wastehungerkerncounty.com

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *