BAKERSFIELD, CA – El lunes pasado en la Cámara de la Junta de Supervisores se llevó a cabo una sesión especial para obtener información y soluciones para disminuir el número de personas sin vivienda en el Condado de Kern y sus ciudades.

      El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE.UU. define a una persona sin vivienda como una persona  o familia que no tiene un lugar fijo y regular donde dormir, que duerme en un lugar que no cuyo uso principal no es habitable para seres humanos, vive en un albergue supervisado, o  es una persona sin vivienda que está siendo dado de alta de una institución o penal después de un breve periodo; en esta definición también se incluyen a personas y familias en peligro eminente de perder sus casas en 14 días, jóvenes menores de 25 años que huyen de sus casas, familias con niños que vienen a no tener vivienda, y cualquier persona que esta huyendo del peligro de la violencia domestica.

      “California cuenta con casi un tercio de las personas sin vivienda en toda la nación”, dijo Jessica Janssen, gerente del proyecto de personas sin vivienda de la Colaborativa de Personas sin Vivienda del Condado de Kern, “Estas son 134,278 personas”.  Janssen agregó que California tiene la taza más alta en el 2017 con el total del 13.7 por ciento y con el 78 por ciento de las personas sin vivienda del estado fueron encontradas en lugares donde no existe vivienda alguna. Localmente, se sabe que después del censo se encontraron a 885 personas que no tienen residencia alguna, que es el 9% de incremento desde el 2017 y el 38 por ciento de incremento desde el 2017.

      Por lo tanto, en 1998, se formó la Colaborativa de Personas sin Vivienda del Condado de Kern que es considerada con parte del Sistema de Cuidado del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE. UU. (HUD siglas en inglés), y es responsable de la planificación y coordinación de servicios y viviendas para los individuos y familiares y cuyos planes incluyen la erradicación del problema crónico de las personas sin vivienda por medio de la prevención y utilización de los recursos disponibles, como la coordinación de servicios, la coordinación y establecimiento de un sistema de entrada, al mismo tiempo que mejorar la seguridad económica, salud y estabilidad de las personas sin vivienda y personas a riesgo al proveer cobertura médica y a aquellos que califiquen, beneficios del seguro social.

    Al termino de esta presentación, supervisores dieron amplitud a los directores de los departamentos que están siendo afectados por este problema, empezando con Greg Fenton, director del Departamento de Cumplimiento de Códigos, quienes son responsable de bordar y asegurar casas y edificios una vez que han sido vacados, a lo mismo que demoler las propiedades que están en mal estado y vienen siendo un peligro a la comunidad.  Fenton dijo que el peligro existe cuando personas sin vivienda logran forzar su entrada a edificios vacios, ahí duermen, toman drogas, comen, y hacen de sus necesidades. Fenton dio el ejemplo de una residencia vacante en la Calle Magnolia donde la casa fue etiquetada con etiqueta roja (es peligroso vivier ahí y no es habitable), fue bordada y asegurada, pero varios pedazos de madera fueron descartados y personas sin vivienda empezaron a habitar esta residencia; afortunadamente, el dueño vio el problema y los echo para afuera con ayuda de las autoridades.

     Fenton mencionó los campamentos de personas sin viviendas en los parques y en lugares públicos, tales como los edificios del condado donde cada mañana se encuentran varios de ellos durmiendo ante las puertas del lugar. Fenton dijo que él ha mantenido una relación con Ministerios Flood para ayudar a dar servicios a estas personas, aparte de haber gastado hasta un millón de dólares en obras públicas y trabajos de demolición a causa de las personas sin vivienda.

    Carl Brewer, encargado de parques y recreación para el condado, dijo que uno de los problemas más serios es el uso de los parques por las personas sin viviendas, ya que utilizan las áreas de recreación para dormir, vivir, drogarse y mucho más. Económicamente, los desechos de estas personas son increíbles, agregando que cada vez que encuentran un campamento y lo tienen que limpiar, tienen que utilizar guantes, máscaras y trajes especiales para no contaminarse.  Otros problemas vienen siendo el uso de los baños públicos para su uso recreativo, utilizando y dejando agujas, quemando botes para mantenerse calientes o quemar desperdicios, y el más grande, el vandalismo.

      James Morrison, comandante de la Oficina del Comisario del Condado de Kern, indicó sobre los mimos problemas, diciendo que los lugares en el condado donde se obtienen la mayor cantidad de llamadas sobre las personas sin vivienda son el parque Riverwalk, el corredor de la Avenida Chester, y el edificio ubicado en el 1305 Sterling.

      En su oratoria, Matt Constantine, director del Departamento de Salubridad Pública, indicó que el incremento de la población de personas sin vivienda afecta en grande la salud de ellos mismos y de la comunidad. “Si es que exista una persona sin vivienda con una enfermedad comunicable”, agregó Constantine, “Al no tener la higiene necesaria, comunica su enfermedad a la comunidad que utiliza las mismas facilidades”.

     Como parte de la ayuda que hace este departamento a las personas sin vivienda, se ha establecido un programa de ayuda para las personas infectadas con el SIDA, donde se les ayuda a mantener un régimen limpio y con los medicamentos necesarios para combatir esta enfermedad. Hasta ahora, el condado tiene a 20 personas utilizando estos servicios.

      “Otro problema muy grave” dijo Constantine, “Son las personas con hepatitis tipo A”. Agregando que en el estado se han descubierto un total de 704 casos y ha habido 21 muertes a causa de esta enfermedad, todas de ellas…personas sin vivienda.

      “Yo me vi en problemas económicos” dijo Jovita Sánchez que vive en el albergue de Bakersfield junto con su hijo de 16 años. “Nos convertimos en personas sin vivienda cuando perdí mi trabajo y subió la inflación, después nos mudamos a Texas, pero las cosas no previeron como deberían y por eso mis otros hijos tuvieron que ayudarnos a regresar a California”.   Jovita y su hijo llegaron al albergue hace un mes, y esta semana, fue a matricular a su hijo en la preparatoria y una vez que él empiece sus estudios ella tendrá el tiempo necesario para poder someter sus solicitudes de empleo y poder hacer entrevistas cosas que no puede hacer en estos momentos porque su hijo es menor de edad y por las reglas del albergue, de tenerlo a su lado constantemente.

      La señora Sánchez dijo que a ella le gusta mucho la idea de que el gobierno local se interesara en disminuir el número de personas sin vivienda. Ella agregó que la ayuda que ellos dan, la deben de dar a toda persona que sea necesitada.  Jovita agregó que con su esfuerzo y con la ayuda de Dios, ella piensa estar en su propio apartamento para el mes de diciembre.

      El punto este, en que más y más personas sin viviendas están llegando al Condado de Kern, muchos de ellos por autobús, y tren. El problema es grande dado a su estado de vida, aun que no necesariamente voluntario es deplorable.  El condado quiere formar un tipo de concilio en el cual se llevará un conteo de cualquier persona después de implementar un sistema de rastreo que mantiene los nombres y casos de las personas sin vivienda que reciben ayuda. Al mismo tiempo de guiar a sus clientes hacia la obtención de vivienda, independencia y bienestar; conectar a los necesitados con recursos y construir una relación, maximizar las asociaciones para incrementar las soluciones a nivel condado, despidiendo mitos y ayudar a la gente a mejorar y finalmente, disipando mitos y empoderando a la gente.

     Cada uno de nosotros podemos ayudar a hacer una diferencia

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *