Tres de cada cinco indocumentados que viven en California tienen ingresos bajos y el 90 % de ellos no cuenta con un seguro de salud, aunque son “relativamente saludables”, según un informe dado a conocer hace días.

El análisis, elaborado por el Centro de Investigación de Políticas de Salud de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), encontró que los indocumentados de bajos ingresos son “relativamente jóvenes, relativamente saludables y generalmente trabajan”.

En el estado, de acuerdo con el informe, viven de 2,2 millones de indocumentados.

“Hemos dejado a un número significativo de residentes de bajos ingresos de California sin un camino costeable para obtener servicios de salud preventivos y primarios, debido a su estatus legal”, señaló Nadereh Pourat, directora adjunta del Centro y autora del estudio.

Entre las personas de 26 a 44 años de bajos ingresos, el 56 % son indocumentados, contra el 19 % que son residentes legales o nacidos en el país.

De igual forma, el 63 % de los indocumentados de bajos ingresos de ese rango de edad, viven en familias con niños, en comparación con el 37 % de los inmigrantes legales o aquellos nacidos en los EE.UU.

Igualmente este grupo de personas indocumentadas tienen un mayor índice de empleo (67 %), en relación con el grupo de comparación (60 %) y son menos dados a tener condiciones crónicas múltiples de salud (26 % contra 42 %).

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *