Cientos de activistas e inmigrantes realizaron una jornada de acción en Madison, la capital de Wisconsin, en apoyo de la restauración de las licencias de conducir para indocumentados y que el nuevo gobernador demócrata, Tony Evers, incluyó en el presupuesto estatal.

No está claro qué harán con este tema los republicanos que controlan la Asamblea Legislativa, pero integrantes de la campaña Licencias de Conducir para Todos aprovecharon para visitar y tratar de convencer a cada uno de ellos.

“Hemos exhortado a los legisladores a abandonar la retórica antiinmigrante y las políticas dañinas que dificultan la vida de muchas familias”, declaró Ken Taylor, de la organización Kids Forward, en un comunicado de Voces de la Frontera.

“Les pedimos que se arremanguen y se unan a nosotros en la construcción de comunidades justas y seguras para nuestras familias”, agregó.

Wisconsin emitió licencias de conducir hasta el año 2007 sin exigir el número de seguro social o preguntar por el estatus migratorio, pero dejó de hacerlo al entrar en vigencia las exigencias de seguridad contempladas en la ley REAL ID.

De aprobarse el presupuesto propuesto por el gobernador Evers para 2019-2021, que incluye la restauración de las licencias sin condiciones, se estima que serían beneficiadas de inmediato unas 32.000 personas, de las cuales 22.000 trabajan en granjas y la industria lechera, que dependen en gran medida de la mano de obra inmigrante.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *