Cuando falta un mes para el cierre del año fiscal en el país, la cifra de detenciones en la frontera con México siguió cayendo y se redujo un 29,5 % en agosto pasado con respecto a julio, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

En total, las autoridades fronterizas detuvieron a 50.693 personas frente a las 71.982 de julio, señaló la CBP, que reveló que otros 13.313 inmigrantes que se presentaron en los puertos de entrada de la frontera sur no fueron admitidos.

De esa forma, en agosto se contabilizaron en total 64.006 acciones en el linde con México, lo que supone un retroceso de 22 % frente a julio, cuando se registraron 82.055.

“Además, el número representa una disminución del 56 % desde el pico de mayo”, señaló en una rueda de prensa el comisionado en funciones de la CBP, Mark Morgan, quien apuntó que en ese mes se contabilizó la “impactante” cifra de 144.255 detenciones, estadística que superó ampliamente los registros de ese mismo mes de los últimos cinco años.

La CBP detalló que del total de detenciones, 25.057 conformaban una familia (que las autoridades definen como individuos acompañados de un menor, un progenitor o un tutor legal), una caída considerable frente a los 42.546 arrestos de julio pasado.

Por su parte, la detenciones de adultos solos sumaron 21.907 en agosto, con una leve disminución respecto de las 23.873 de julio, en tanto que fueron arrestados 3.729 menores no acompañados el mes pasado, casi la mitad de los 5.563 detenidos en el mes anterior.

En lo que va del año fiscal (octubre 2018 – septiembre 2019), se cuentan 811.016 detenciones, mientras que 115.753 personas fueron consideradas no admisibles.

Este último grupo abarca a personas que intentaron su admisión legal al país pero no se les aceptó, a quienes se presentaron buscando protección humanitaria y los que retiraron su solicitud de ingreso y regresaron a sus lugares de origen, detalló la CBP.

Durante una conferencia de prensa, Morgan indicó este lunes que México, país con el que Estados Unidos firmó un acuerdo migratorio en junio pasado, debe “hacer más” para contener el flujo de indocumentados por su territorio y exigió, en concreto, expandir el alcance de un programa por el que los indocumentados que piden asilo en EE.UU. deben esperar en México a que se tramite su solicitud.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *