El pasado miércoles, 11 de septiembre, se celebró por toda la ciudad de Bakersfield y el resto de la nación el décimo octavo aniversario de los ataques a las torres gemelas en Nueva York y a los Estados Unidos por agentes terroristas islámicos.

      Estos ataques fueron hechos por 19 terroristas del grupo islámico Al-Qaeda en la mañana del martes, 11 de septiembre del 2001, donde 2,996 personas perdieron la vida, y más de 6,000 otras resultaron lesionadas. Además, cientos de personas has muerto entre estos años con enfermedades causadas durante este ataque como el cáncer o enfermedades respiratorias.

       Los terroristas abordaron cuatro aeronaves de dos aerolíneas mayores. Dos de ellos, American Airlines vuelo 11 y United Airlines vuelo 175, respectivamente fueron a estrellarse en las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York en Manhattan, en una hora y 42 minutos después, ambas torres cayeron al suelo.   Un tercer vuelo, American Airlines vuelo 77 fue a estrellarse en contra del Pentágono en Arlington Virginia donde colapso parte del lado oeste del edificio.  El cuarto avión, United Airlines vuelo 93, programado inicialmente para Washington DC, cayó del aire y fue a estrellarse en un campo abierto en Stonycreek Township, Pensilvania, después de pasajeros y parte de la tripulación trataron de tomar control de la aeronave.  Respectivamente, 343 bomberos y 72 oficiales de la ley perdieron la vida en este encuentro.

        Como parte de la celebración de su decimo octavo aniversario, la preparatoria de Bakersfield (BHS siglas en inglés) dedicó la mañana con un momento de silencio, programado por la clase paramilitar de la Fuerza Aérea Americana, con el liderazgo del Major Kristopher Fink y el Sargento Major Robert Hall, quienes están retirados de la Fuerza Aérea.

      “En los 24 años de servicio militar, mi experiencia no tiene comparación a los sucesos que sucedieron en este dia tan horrible” comentó el Sargento Major a El Popular. “Este día fue una gran perdida para nosotros, no solamente financiera, pero de vidas, y por eso tenemos el deber de siempre honrar este día”. 

        Durante la ceremonia de conmemoración, los diferentes grupos de cadetes se mantuvieron en formación vestidos con su uniforme de clase primera, una escolta militar presentó la bandera mientras se cantaba el himno nacional; poco después el director de la escuela Ben Sherley, dio una pequeña oratoria hacia el estudiantado que estaba presente durante la ceremonia.

     “La mayoría de los estudiantes tienen a algún familiar en el servicio militar”, comentó Robert Hall, Sargento Major y maestro de ciencias aeronáuticas. “Ellos entienden la perdida de vida, y saben que nuestra libertad no es gratis. Este evento les enseña a tener respeto y honor a su familia”.

       La ciudad de Bakersfield celebró este día enfrente del memorial al 11 de septiembre, que se encuentra entre la estación número 15 de bomberos y la subestación de policía del suroeste. El memorial es una barra de hierro que perteneció a una de las dos torres gemelas, caídas durante el ataque.

     En otros lugares, por ejemplo, Pismo Beach, cientos de personas en tablas deslizadoras, entraron al mar para poner una rosca conmemorando a las vidas perdidas en este ataque.

      “Este evento nos afecta a todos” dijo Ivan Posadas, alumno y teniente coronel del grupo paramilitar de la preparatoria BHS. “Este evento sucedió mucho antes de que naciéramos, pero nos afecta dado a las leyes y atenciones que han cambiado la forma en que vivimos”, agregó Posadas.

       Desde ese entonces, los Estados Unidos permanecen en estado de emergencia.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *